Davos.- El ministro de Economía de Japón dijo el sábado que el extraordinario programa de estímulo fiscal y monetario de su país no apunta a debilitar el yen ni a socavar la independencia del banco central.

Akira Amari dijo en el Foro Económico Mundial en Davos que depende del mercado determinar la tasa de cambio de la moneda y que el Banco de Japón había decidido de forma independiente firmar un comunicado conjunto con el Gobierno sobre medidas para luchar contra la deflación y revivir el crecimiento económico.

"Ustedes podrían pensar que hay una política deliberada para reducir el valor del yen, pero nosotros en el Gobierno nos abstenemos de comentar la tasa de cambio del yen", dijo Amari en respuesta a las críticas a las medidas japonesas.

Los llamados del primer ministro japonés, Shinzo Abe, a favor de una acción agresiva por parte del Banco de Japón (BOJ, por su sigla en inglés) han causado alarma en Europa y preocupación de que podrían contribuir a una "guerra de divisas", si otros bancos centrales adoptan políticas similares.

Japón tendrá que defender sus acciones en una reunión del G20 el próximo mes para frenar las críticas a su plan para revivir a su economía.

"La flexibilización monetaria tiene como objetivo sacar a Japón de la deflación rápidamente", dijo el viernes el ministro de Finanzas, Taro Aso, a los periodistas.

"No es acertado en absoluto criticar(nos) por manipular divisas", agregó.

Los precios a los consumidores japoneses excluidos los alimentos y la energía, una medida básica de la inflación, cayeron en diciembre a un ritmo anual más rápido que en noviembre.

YEN EXTIENDE CAÍDA CONTRA DÓLAR

El euro se fortaleció el viernes ante un creciente optimismo por expectativas de que la crisis de deuda de la región habría quedado atrás, mientras que el yen se encaminaba a registrar su undécima semana de perdidas frente al dólar.

El euro también alcanzó su máximo nivel en 11 meses contra el dólar y en 21 meses contra el yen. El dólar se fortaleció a un máximo nivel en dos años y medio de 91,19 yenes, su nivel más alto desde junio del 2010. En las últimas operaciones se apreciaba un 0,6 por ciento, a 90,88 yenes.

Expectativas de que el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, obligará al banco central a una agresiva política de alivio monetaria han provocado que el yen pierda más de 11% de su valor frente al dólar desde mediados de noviembre, y mucho esperan más descensos.

apr