Guadalajara, Jal. Ante la desaparición del impuesto a la Tenencia vehicular, el gobierno del estado de Jalisco busca allegarse de la mayor cantidad de recursos posible. Para conseguirlo, fortaleció las medidas de presión para obligar a los contribuyentes morosos a cumplir con sus obligaciones.

Una de ellas es el retiro de circulación de los automotores cuyos propietarios adeudan tenencias correspondientes a años anteriores al 2011, cuando dejó de cobrarse este impuesto federal.

La directora general de Ingresos de la Secretaría de Finanzas (Sefin), Ruth Jiménez, informó que en el estado hay 50,000 automovilistas que adeudan tenencias del 2011 y anteriores, a quienes se les están enviando los correspondientes requerimientos de pago.

En caso de ignorarlos -dijo-, dichos vehículos son llevados a los patios de depósito hasta que el propietario salde la deuda. En la situación contraria, los automóviles serán rematados en una subasta pública, advirtió la funcionaria, luego de revelar que hay 58 vehículos en esa condición, mismos que serán subastados próximamente.

Ante medidas como esta, la Secretaría de Finanzas reporta que superó las expectativas previstas para el 2012 en el rubro de tenencias vehiculares atrasadas, pues mientras la Dirección General de Ingresos esperaba captar 80 millones de pesos por ese concepto, durante la última semana hábil del año recaudó 168 millones.

Pese a ello, advirtió que durante enero y febrero del 2013– últimos de la presente administración estatal- la dependencia intensificará los operativos para tratar de recuperar la mayor cantidad del dinero que todavía se debe en el estado por la Tenencia vehicular, cuya obligatoriedad perdió vigencia a partir del 2011.

De acuerdo con el gobernador Emilio González, los ingresos estatales se redujeron 2,000 millones de pesos al eliminar el cobro de dicho gravamen.