Regresar a un sistema de pensiones donde el Estado sea el que las administre sería muy irresponsable, pues en diferentes países, incluyendo México, se ha demostrado que es un sistema insostenible financieramente y poco transparente, indicó Bernardo González Rosas, presidente de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore).

“Es absolutamente claro que lo que no funciona es el sistema de cuentas de beneficio definido o las cuentas administradas por el Estado”, dijo en conferencia de prensa al preguntarle si en la reforma en pensiones que haga este gobierno se debería considerar un sistema mixto, es decir, de beneficio definido y cuentas individuales.

A su parecer en México se tiene un sistema de pensiones mixto, ya que por un lado está el sistema que registra a los trabajadores del IMSS e ISSSTE y que están en un sistema de cuentas individuales y por otro lado están los trabajadores que se encuentran en un sistema de alguna empresa paraestatal o bien los sistemas de cada estados y municipios son diferentes.

“Esos últimos sistemas no se han reformado y ¿cuál es su condición?, varios están en crisis de quiebra y son sistemas de beneficio definido (...) estos esquemas han generado crisis en finanzas públicas y las van a generar en varios estados y municipios del país”, remarcó.

Con respecto al estudio que difundió la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre los países en Latinoamérica que revirtieron sus sistema de pensiones de cuentas individuales a un sistema de reparto, comentó que en algunos casos, el sistema de cuentas individuales nunca llegó a implementarse al 100 por ciento.

Detalló que en los países donde se regresó a un sistema en que el Estado administra las pensiones de los trabajadores fueron Venezuela, Argentina y Bolivia.

“El caso de Argentina fue dramático, expropiaron las cuentas individuales de los trabajadores, se adueñaron las pensiones con el argumento de que iban a regresar al régimen de solidaridad en que los jóvenes mantienen a los adultos mayores”.

Si bien suena “bonito”, lo cierto es que antes había más jóvenes que adultos mayores, pero en la actualidad es fiscalmente y poblacionalmente irresponsable, acotó.

González Rosas consideró que el sistema de afores es eficiente y se debe reforzar a través de subir las aportaciones obligatorias que hacen los trabajadores y seguir mejorando el régimen de inversión.

Propone que las aportaciones que se hacen al ahorro para el retiro se eleven de 6.5% a 15% para mejorar el monto de la pensión. Explicó que si hoy una persona se pensionará, el 70% de la pensión estaría representada por las aportaciones; mientras que los rendimientos serían el 30% y la comisión impactaría en 1.3 por ciento.

Enfatizó en que, entre más se prolongue una reforma al sistema de pensiones, las personas más afectadas serán las de menores ingresos.

Recordó que, para 2021, cuando se cumplan 24 años de las afores y empiecen las personas a pensionarse bajo este sistema, el país tendrá una fuerte presión social y económica, por lo que no debe posponerse más la reforma en pensiones.

Añadió que han tenido diversas reuniones con autoridades de Hacienda y con la misma Consar para definir las propuestas de la reforma en pensiones.