Desde el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la necesidad de modernizar las instalaciones productivas y mejorar la competitividad de la industria favoreció el ingreso de los recursos germanos.