En el quinto mes del año, los precios al consumidor se desaceleraron en su medición anual tras dos meses consecutivos de avances, de acuerdo con lo publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En mayo, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una disminución mensual de 0.29%, con lo que la inflación anual se ubicó en 4.28%, dato menor a la tasa registrada en abril de 4.41 por ciento.

Este dato reflejó los incrementos en precios de productos como el pollo (6.49%), aguacate (32.19 %),  papas y otros tubérculos (3.26 %), carne de cerdo (1.50 %) y plátanos (3.98 por ciento).

Por el contrario, los productos con precios a la baja fueron: electricidad (20.54%), cebolla (18.36%), limón (30.47 %), servicios turísticos en paquete (12.64%), gas doméstico (1.74%), transporte aéreo (10.30 por ciento), gasolina de bajo octanaje (0.40 por ciento) y tomate verde (10.98 por ciento).

Aunque la inflación descendió en mayo, ésta sigue por encima del objetivo del Banco de México de 3% +/- 1 punto porcentual por segundo mes consecutivo.

“La inflación anual se moderó siguiendo el desempeño del índice subyacente y no subyacente. Sin embargo, el menor dinamismo en el subyacente se explica por un efecto base relacionado a la Semana Santa, en el rubro de otros servicios. El resto de sus componentes se aceleraron. En la variación mensual, la caída se explica principalmente por la estacionalidad en los precios de electricidad”, explicó Alejandro Saldaña, gerente de Análisis Económico de Ve por Más.

Al interior del reporte, el Inegi detalló que el rubro de la inflación subyacente, el cual elimina de su cálculo los bienes y servicios con precios más volátiles, avanzó 0.16% mensual, mientras que a tasa anual se ubicó en 3.77 por ciento.

“La inflación subyacente cayó a 3.77%, 10 puntos base por debajo del nivel más alto, observado en abril. Creemos que, de continuar esta tendencia, esto sería positivo a la vista del banco central, dando espacio para iniciar un ciclo de relajamiento monetario hacia finales del año”, afirmaron estrategas de Banorte.

Dentro de este rubro, las mercancías registraron un aumento en sus precios de 3.82%, lo cual se debió a incrementos de 4.88% en los alimentos, bebidas y tabaco, así como a un avance de 2.78% en las mercancías no alimenticias.

Baja estacional

En tanto, el índice de precios no subyacentes también retrocedió en mayo, al ubicarse en 5.78% anual, desde 6.08% del mes previo.

El rubro de agropecuarios, uno de los componentes de este índice, presentó en mayo una tasa de 6.08% debido a los incrementos de 11.26% en los precios de las frutas y verduras y de 3.29% en los productos pecuarios.

Por su parte, los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno registraron una tasa anual de 5.50 por ciento. Esto fue resultado de un incremento de 6.51% en los precios de los energéticos, mientras que las tarifas del gobierno aumentaron 3.64 por ciento.

“Hacia delante, seguiremos de cerca la dinámica de los bienes agropecuarios, considerando que han permanecido en niveles relativamente bajos después de las fuertes caídas del inicio del año y dadas las posibles presiones que pudieran presentarse por la disrupción en la oferta de carne de cerdo. Adicionalmente, será importante observar el efecto de la disminución del estímulo fiscal en los precios de las gasolinas, considerando que se ha reducido desde el 11 de mayo y ha alcanzado un nuevo mínimo para la semana del 8 al 14 de junio, que no se veía desde mediados de marzo”, detalló Banorte.

Productores enfrentan menos incrementos

Por su parte, el Índice Nacional de Precios al Productor (INPP), el cual ayuda a medir las variaciones de los precios que enfrentan los productores en el país, presentó un incremento mensual de 0.08%, con lo se ubicó en 3.18% a tasa anual.

De esta manera, el índice se desaceleró desde 4.63% de abril, y se ubicó en su menor nivel desde junio del 2015, cuando se ubicó en 3.17 por ciento.

“(El resultado) posiblemente respondió a la caída en la cotización del petróleo, mientras que la presión anual en las tres ramas de la actividad fue menor respecto a abril”, destacó Alejandro Saldaña.

Por rubro de actividades económicas, los productores que se dedican a las actividades primarias presentaron un incremento en sus precios de 4.29%, mientras que en las actividades secundarias la tasa fue de 2.89 por ciento.

En tanto, las actividades terciarias tuvieron una variación anual de 3.50 por ciento.

[email protected]