La tasa de inflación anual de la zona euro se situó el pasado mes de diciembre en 1.3%, 3 décimas por encima de la lectura de noviembre y su nivel más alto desde el pasado mes de junio, según confirmó la oficina estadística europea, Eurostat.

Por su parte, en el conjunto de la Unión Europea, los precios subieron en diciembre 1.6% anual, frente al repunte de 1.3% registrado en noviembre.

El repunte de la inflación de la zona euro registrado en el último mes del 2019 responde a la contribución positiva del precio de la energía, que subió 0.2%, tras caer 3.2% anual el mes anterior, así como al encarecimiento de 2.1% de los alimentos frescos, 4 décimas más que en noviembre.

Por su parte, el precio de los servicios registró en diciembre un alza anual de 1.8%, 1 décima por debajo de la observada en noviembre.

De este modo, al excluir el impacto de la evolución de los precios de la energía, la inflación de la eurozona se situó en 1.4%, en línea con noviembre, mientras que al dejar fuera también el precio de los alimentos, del alcohol y el tabaco, la inflación subyacente de la zona euro se mantuvo en 1.3 por ciento.

Entre los países que componen la UE, los menores incrementos de precios en diciembre correspondieron a Portugal (0.4%), Italia (0.5%) y Chipre (0.7%), mientras que las alzas más pronunciadas se observaron en Hungría (4.1%), Rumania (4%), Chequia y Eslovaquia (ambos 3.2 por ciento).

En el caso de España, en el último mes del 2019, el Índice de Precios de Consumo Armonizado situó su tasa anual en 0.8%, 3 décimas más que en noviembre. De este modo, el diferencial de precios favorable a España respecto de la zona euro se mantuvo en medio punto porcentual. (Expansión)