Al cierre del 2019, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en su menor nivel a tasa anual para un diciembre desde hace cuatro años, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el último mes del 2019, la inflación registró un avance mensual de 0.56%, con lo que a tasa anual se ubicó en 2.83 por ciento.

De esta manera, la inflación cerró el año en su menor nivel para un diciembre desde el 2015, cuando a tasa anual se ubicó en 2.13 por ciento. Con ello es el segundo cierre del año más bajo del que se tiene registro.

No obstante, se ubicó por arriba de lo estimado por un sondeo realizado por Reuters, en donde especialistas e instituciones esperaban que el año cerrara en 2.76 por ciento.

La inflación se mantuvo dentro del objetivo del Banco de México (Banxico) de 3% +/-1 punto porcentual. Ello, han referido analistas, daría margen al banco central para que en este año siga con los recortes de su tasa de interés.

“Sin embargo, el objetivo de inflación de 3.0% no es únicamente para el fin de año, sino es continuo, es decir, es para todos los meses. En este sentido, la inflación promedio del 2019 se situó en 3.64%, la quinta más baja desde el 2003”, refirió Jonathan Heath, subgobernador del Banxico, en su cuenta de Twitter.

Por su parte, Andrés Abadía, economista senior internacional de Pantheon Macroeconomics, destacó que el nivel bajo de inflación permitirá a la institución prolongar su ciclo de relajamiento monetario. “Esperamos que la inflación siga cayendo durante la mayor parte del año. La inflación subyacente probablemente caerá de manera más consistente en el primer trimestre”.

Subyacente desacelera lentamente

De acuerdo con analistas, la desaceleración de la inflación se debió a que sus dos índices han mostrado menores incrementos, aunque el de precios subyacente se resiste y, pese a estar dentro del objetivo del Banxico, está por arriba de 3 por ciento.

“La variación anual del índice subyacente se moderó menos que la inflación general. El bajo dinamismo en los precios de frutas y verduras y la reciente estabilidad en el tipo de cambio generaron un contexto favorable para el desempeño de los precios de las mercancías. Por otro lado, los servicios, expuestos al ajuste salarial, se han resistido más a bajar, en especial aquellos distintos de vivienda y educación”, explicó Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más.

A detalle, la inflación subyacente —la cual elimina de su cálculo los bienes y servicios con precios más volátiles— se desaceleró de 3.65 a 3.59% anual en diciembre pasado. Lo anterior se debió a que las mercancías registraron una variación en su precio de 3.56%, mientras que los servicios de 3.64 por ciento.

Dentro del rubro de mercancías, los alimentos, bebidas y tabaco mostraron un incremento anual en sus precios de 4.45%, mientras que las mercancías no alimenticias avanzaron 2.62 por ciento.

En el caso de los servicios, la vivienda registró un aumento de 2.91%, mientras que las colegiaturas de 4.73% y otros servicios de 4.05 por ciento.

En el caso de la inflación no subyacente, también se registró una desaceleración de 0.98 a 0.59% en diciembre. El menor incremento en precios de este rubro se debió a que los productos agropecuarios —como frutas, verduras y pecuarios— mostraron una disminución de 0.03%, mientras que los precios de los energéticos y tarifas de gobierno aumentaron 1.04 por ciento.

Dentro de los agropecuarios, las frutas y verduras vieron una disminución de su precio en 5.40%, en contraste con el incremento de 4.98% de los productos pecuarios.

Por su parte, los energéticos disminuyeron su precio en 0.54%, mientras que las tarifas de gobierno aumentaron en 5.05 por ciento.

Los de mayor incidencia

El reporte del Inegi indicó que, en comparación mensual, el jitomate fue el producto al alza que mayor incidencia tuvo en el índice general, con un incremento de 11.27 por ciento.

Le siguió la cebolla, que incrementó 27.92%; transporte aéreo, con 25.98%; servicios turísticos en paquete, con 11.42%, y el gas doméstico LP, con 1.96 por ciento.

En el otro extremo, el aguacate fue el que tuvo una mayor incidencia en el índice con una disminución en su precio de 4.70%; seguido de la naranja, con 6.46%; el limón, con 5.67%; el chile serrano, con 6.35%, y las computadoras, cuyo precio bajó 2.11 por ciento.

[email protected]