Al cierre del 2013 la economía mexicana extendió su estadía en fase de recesión. Los principales motivos fueron reactivación lenta en la actividad económica, desaceleración en el sector industrial, deterioro del empleo y bajo ritmo de las importaciones.

Por lo menos, así lo reflejó el indicador coincidente, que cayó 0.07 puntos mensuales durante diciembre del año pasado, de acuerdo con el Sistema de Indicadores Cíclicos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Con estas nuevas cifras, según el instituto, este indicador, así como sus componentes, se deterioraron con relación a lo publicado el mes anterior (para noviembre, cambió de 99.87 a 99.79 puntos).

Asimismo, con los cambios realizados, el coincidente, que sigue el comportamiento económico del país, registró un valor de 99.72 puntos, que significó 19 meses consecutivos con diferencias negativas y seis meses por debajo de su tendencia de largo plazo (100 puntos).

Este indicador lleva varios meses en terreno negativo, debido al deterioro en algunos sectores reales de la economía mexicana, como las ventas minoristas y la actividad industrial, que, a su vez, revelan cómo está el mercado interno, aseveró Daniel Ruiz, analista de Monex.

Sobre sus componentes cíclicos, para diciembre del 2013 la actividad económica mensual, las compras en el exterior y la actividad fabril se ubicaron en su fase recesiva, mientras el comercio minorista se estacionó entre su fase de recuperación y de expansión. El mercado laboral se posicionó en su fase de desaceleración.

Destaca que las cifras del mes pasado señalaban que la tasa de desocupación urbana disminuía, pero con las actuales revirtió su pendiente.

Este deterioro laboral, advirtió el especialista de Monex, se relaciona con la actividad económica de Estados Unidos, cuya producción manufacturera descendió por el clima adverso que sufrió y, como consecuencia, afectó al empleo en México.

Por otra parte, el indicador adelantado, que revela de forma anticipada la dirección del coincidente, exhibió para enero del 2014 un valor de 99.89 puntos y una disminución en términos mensuales de 0.06 puntos (cifra oportuna).

Al incorporar la información del primer mes del año, el adelantado cambió su trayectoria de los últimos meses, en comparación a lo difundido el mes precedente. Con estas modificaciones viene decreciendo desde noviembre pasado y lleva cinco meses seguidos por debajo de su tendencia de largo plazo.

Las exportaciones no petroleras y el comportamiento de la Bolsa Mexicana de Valores, componentes del adelantado, se ubicaron en su fase recesiva. El primero, por la situación reciente del país vecino, y el segundo, por la salida de capitales y la incertidumbre en las economías emergentes, concluyó Ruiz.

Infografia

rodrigo.rosales@eleconomista.mx