Ajustar el precio de las gasolinas para que el mercado entrara a la competencia era una medida necesaria; sin embargo, se debe reconocer que también tiene un fin recaudatorio que permitirá aumentar los ingresos del 2017, aseguraron especialistas fiscales.

Ante el incremento de 20% en los precios de las gasolinas, José Antonio Meade, secretario de Hacienda, destacó que de los componentes que integran el precio el único que bajará en el 2017 es el impuesto que oscilará entre 3.18 y 3.59 pesos por litro.

Esto quiere decir que habiendo subido el precio del petróleo, el que está haciendo un esfuerzo para suavizar el impacto es el gobierno por la vía de dar un apoyo que reduce el impuesto que está marcado en ley (de 4.6 pesos por litro) , aseguró.

Sin embargo, Víctor Keller, director general de Grupo KMC, explicó que la recaudación por el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) es bastante cuantiosa e importante para el gobierno federal, y aseguró que el aumento en el precio de las gasolinas tiene dos propósitos: el de mantener un precio competitivo para que se abra el mercado de gasolinas en el país y el de apoyar a la recaudación.

No hay que olvidar que el IEPS a gasolinas es una de las principales cargas fiscales que hay. El gobierno debe hacer frente a tanto despilfarro y para ello necesita recaudación, con la Ley de Ingresos que hay es complicado que logre la meta que se estableció , aseguró.

Comentó que no se puede tapar el sol con un dedo y decir que esta medida no tiene fin recaudatorio, pues aunque aceptó que la medida era necesaria, subir los precios de la gasolina da más recaudación.

Para Herbert Bettinger, especialista fiscal y socio director de Bettinger Asesores, el incremento de 20% a las gasolinas no tiene un motivo lógico más que el hecho de que a través de Petróleos de México (Pemex) se logre aumentar la recaudación por medio de la gasolina.

Recordó que Pemex tiene un procedimiento especial de pago de impuesto (todo lo que se recibe menos sus gastos se va directamente a recaudación), por lo que prácticamente el aumento en los precios de la gasolina generará recursos que se irían directamente a las finanzas públicas.

Así el gobierno estará recibiendo recursos de los impuestos que paga Pemex y además recibirá todos los ingresos por el IEPS, lo que hará que en total la gasolina en México tenga casi seis pesos por litro de impuestos, los cuales se cargan de manera directa e indirecta , contempló.

No descartó la posibilidad de que la medida tenga un fin recaudatorio que permita cubrir los faltantes que hay debido al mal manejo del presupuesto de algunos gobernadores, quienes han dejado en una situación deplorable a los estados, motivo por el cual el gobierno federal tendrá que salir al rescate.

Baja o eliminación del IEPS

Ante las declaraciones de diputados del Partido de Acción Nacional, quienes aseguraron que harán propuestas para eliminar o bajar el IEPS a gasolinas, Herbert Bettinger consideró que no es descabellado que se contemplen estas medidas, ya que aumentar el precio de la gasolina tiene un impacto directo en la inflación, pues este producto está metido en todas las actividades económicas del país.

El gobierno debería escoger si va a ir por el IEPS o se irá directamente a la recaudación de Pemex , afirmó.

Con la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos para el 2017 aprobados, la única manera en la que se podría eliminar el IEPS sería por medio de un decreto presidencial; sin embargo, Bettinger consideró difícil que esto se presente ya que, dijo, se está subiendo el precio de la gasolina para obtener más ingreso público.

Por su parte, Víctor Keller destacó que el IEPS es una parte importante de la recaudación, y con el Presupuesto de Egresos para el próximo año serán necesarios más ingresos, los cuales no se pueden sacar con un mayor nivel de deuda.

Bajar el IEPS es como dar atole con el dedo; subir la gasolina y no bajar o eliminar el IEPS a este producto no generará ningún beneficio a las finanzas públicas del país .

La Ley de Ingresos para el 2017 tiene una meta recaudatoria del IEPS federal de 284,432 millones de pesos, lo que representa un incremento de 73,028 millones de pesos en comparación a lo programado para todo el 2016 (184,438 millones de pesos).

incrementos gasolina

Familias, las afectadas

Bettinger contempló que el mayor error del gobierno en todo el manejo del ajuste es que al parecer no está considerando el efecto multiplicador que se va a producir al subir el precio de la gasolina: subir las tasas de interés, los impuestos se quedan igual y los salarios casi no aumentan, situaciones que sin duda podrían pegar severamente a la economía de las familias.

Keller también aseguró que el transporte público sí se verá golpeado, pues aunque algunos vehículos tienen una compensación del IEPS, los taxis no lo tienen y son ellos quienes tendrán un fuerte impacto si no se incrementa su cuota.

Esto es 100% inflacionario; sí era momento de dar el paso, pero éste fue mal dado; el bajo incremento del salario mínimo no se compara con el efecto inflacionario que tuvo el precio de la gasolina, ello equipararía un poco la economía de las familias , concluyó.

claudia.cordova@eleconomista.mx