El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) redujo una vez más su expectativa de crecimiento económico para el país en 2019 a 1.5%; en enero se ubicaba en 1.70% y en diciembre del año pasado tenía una estimación del 1.80 por ciento. 

Fernando López Macari, presidente nacional del IMEF explicó que lo anterior se debió a que el nuevo gobierno inició el año con ciertas complicaciones en diferentes sectores de la economía como el energético con el desabasto de la gasolina y el manufacturero con las huelgas en Matamoros.

“La falta de gasolina afectó a 14 entidades, las huelgas en el sector maquilador y el bloqueo de las vías férreas en Michoacán son elementos que tuvieron un efecto transitorio, pero varias estimaciones de economistas coinciden en que se haya perdido entre 0.30 y 0.40 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB)”, dijo en conferencia de prensa.

Mario Correa, vicepresidente del comité nacional de estudios económicos del IMEF abundó que, en términos absolutos, la economía mexicana perdió 3,000 millones de dólares en el PIB que se esperaba tener para el cierre del 2019. 

Comentó que el crecimiento económico podría seguir reduciéndose ante la incertidumbre que tienen los inversionistas tanto por factores externos como internos, especialmente por los cambios que se están dando en la administración pública. 

“En este entorno de incertidumbre es de esperarse que el inversionista sea más cauteloso al igual que el consumidor, por lo que es de esperarse que se piensen dos veces antes de echar a andar sus inversiones”. 

Refirió que, cuando hay cambio de administración es usual que se tenga un rezago en inversión por la curva de aprendizaje que se tiene; sin embargo, es posible que con este nuevo gobierno sea más profundo ese rezago.

Ambos integrantes del IMEF coincidieron en que el nuevo gobierno debe cambiar su estrategia de invertir en construir refinerías y enfocarse a impulsar los proyectos en farm out. 

“Pemex es una empresa grande y muy compleja, el problema es que, el haber estado sujeta a una carga impositiva alta, no le ha permitido invertir adecuadamente para poder crecer de manera sana”, dijo López Macari.

Por ello, refirió que, si se quiere hacer de Pemex una empresa productiva del estado, entonces no sólo es necesario que se reduzca la carga fiscal, sino que debe cuidar sus gastos e invertir en proyectos que generen rentabilidad.