Hay un problema en el marco fiscal del Impuesto Especial sobre Producciones y Servicios (IEPS) ya que se sigue promoviendo el consumo de bebidas alcohólicas a muy bajo precio y esto perjudica al decil más bajo de la sociedad en México, aseguró Gabriel Farfán, director general de Comunidad Mexicana de Gestión para Resultados.

De todos los IEPS no petroleros, la recaudación de bebidas alcohólicas es la que más concentración del decil X tiene con 73.8 por ciento. Es decir, ningún otro impuesto tiene esa carga sobre un sector de la población, revela el documento "Análisis de la política fiscal para bebidas alcohólicas en México: un reporte para los 3 niveles de gobierno en el marco de la pandemia de Covid-19" .

También el informe califica como sorprendente que el hecho que el IEPS de las bebidas saborizadas o de la comida chatarra, que originalmente están dirigidos a mejorar la salud de las personas, son las que tienen participaciones de dos dígitos a lo largo de la mayoría de los 10 deciles.

En la presentación telemática del informe, organizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se dijo que se debe repensar el marco fiscal que rige al IEPS porque el hecho de que la realidad confirma un cambio necesario y esto obliga a ver nuevos esquemas tributarios para cambiar el paradigma.

"La crisis económica derivada de la pandemia, nos obliga a tomar decisiones que contribuyan a recaudar sin aumentar impuestos, el esquema ad quantum no significa cambiar los impuestos, simplemente es un cambio. Es un tema que resulta más benéfico en temas de salud pública, de recaudación fiscal y económicos", comentó Eunide Rendón, experta en políticas públicas.

En este sentido, modernizar el esquema del IEPS (de ad valorem a ad quantum) implicaría una recaudación adicional de 20,000 millones de pesos, de acuerdo con estimaciones presentadas en el Senado de la República en meses pasados.

"Desde el 2018 hemos señalado que ad valorem tiene fallas importantes con este estudio se mantiene esa tendencia, nosotros lo que queremos es que los cambios empezarán por una modificación en la manera en que se calcula este impuesto, particularmente porque las bebidas alcohólicas son muy baratas e inciden en la toma de decisión", comentó Farfán.

Bebedores explosivos

Derivado de esta situación es que México tiene el mayor porcentaje de bebedores explosivos (tiempo que se tarde una persona para tomar la mitad de una botella de vino) en comparación con de los con 52 países de la OCDE, del G20 y 27 de la Unión Europea.

Es por ello que el daño hepático por cirrosis está asociado a bebedores explosivos. Y por dicha situación este tipo de muerte hepática es la sexta causa de muerte por cada 100,000 habitantes en México, detalla el informe.

En la conferencia se mostró que el mayor consumo de alcohol se localiza en el norte del país, sin embargo es en los estados del sur donde se presenta la mayor tasa de mortalidad. Lo cual indica que las personas más pobres son las que sufren más términos de salud por el acceso fácil a la venta de alcohol.

santiago.renteria@eleconomista.mx

rrg