El candidato socialista a la presidencia de Francia François Hollande, quien lidera las encuestas, dijo el jueves que las metas de reducción del presupuesto no deberían ser inflexibles y que las modificaría en favor del crecimiento.

Hollande, quien aparece con una gran ventaja por sobre el presidente Nicolas Sarkozy en las encuestas previas a la elección, ha prometido equilibrar las finanzas francesas para el 2017 si gana la votación abril/mayo.

"Realizaré los ahorros que son necesarios, pero simultáneamente no sacrificaré los intereses de nuestro país", dijo Hollande a la televisión francesa.

Las metas de déficit del líder socialista se basan en estimaciones de un crecimiento de un 1.7% en el 2013, 2% en el 2014 y entre 2 y 2.5% desde el 2015 al 2017, cifras que los economistas dicen son tremendamente optimistas.

Hollande sostuvo que si no se hace nada para impulsar la economía, el crecimiento no cumpliría con las estimaciones, tanto en Francia como en Europa, poniendo en peligro las metas de déficit. Declaró que la prioridad debería ser, por lo tanto, asegurar el crecimiento en lugar de la austeridad.

"Tenemos que hacer que Europa vuelva a crecer y nosotros deberíamos adaptar nuestras metas de reducción de déficit como consecuencia", dijo Hollande en France 2.

Hollande ha defendido por largo tiempo la modificación del recientemente firmado tratado de estabilidad fiscal europeo para incluir cláusulas sobre crecimiento económico y creación de empleo, y ha comenzado a recibir apoyo a su postura de partidos opositores de izquierda en Alemania y España.

"Soy un europeo que va a cambiar la dirección del continente", dijo Hollande. "Alemania no debería decidir la dirección de Europa por sí sola", agregó.

Anteriormente, sostuvo que hay una creciente conciencia en Europa sobre que el tratado tiene errores, y que si es elegido lo renegociaría desde el inicio de su mandato.