La continua caída en el rubro de frutas y verduras de mayor consumo popular llevó por tercer mes consecutivo a la inflación a una variación mensual negativa en junio, aunque el resultado fue de menor intensidad con -0.03 por ciento.

Los analistas consultados por el Banco de México estimaban un alza de 0.11% para el sexto mes.

Datos del banco central indican que desde el 2005 no se veía una inflación negativa para un periodo similar. Con ello, la inflación anual bajó a 3.69 por ciento.

Sin embargo, tanto la subyacente como los precios productor subieron 0.13 y 0.17%, respectivamente, lo que anticipa que vendrán presiones más adelante.

Efecto jitomate

El binomio jitomate-cebolla contribuyó a que los precios al consumidor en general disminuyeran, lo que se reflejó en la canasta básica con una variación negativa de 0.11 por ciento.

El jitomate, uno de los productos que tiene mayor peso dentro del Índice Nacional de Precios al Consumidor, bajó 20.31%, debido en parte a que está presente la fuerte producción proveniente de Sinaloa. En tanto, el costo de la cebolla cayó 27.09 por ciento.

Con ello el rubro de productos agropecuarios mostró una contracción de 2.12%, en donde el de frutas y verduras sobresalió con -4.08 por ciento.

No obstante, analistas de Banamex advirtieron que la reversión de los precios agropecuarios se verá acentuada por las recientes condiciones climáticas, aunado al mayor dinamismo de la demanda interna y el aumento de la gasolina.

Apuntaron que si bien la lectura de los datos es positiva, no se anula la expectativa de que la inflación registre una tendencia ascendente en la segunda mitad del año.

Invex estimó que debido a que el gobierno seguirá deslizando el precio de la gasolina, la inflación repuntará a partir de julio para cerrar en un nivel de 5 por ciento.

[email protected]

Valores