El exgobernador del Banco de México (Banxico), Guillermo Ortiz Martínez, se pronunció por establecer en el país un impuesto a las herencias, homologar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y simplificar el Código Fiscal.

Estas medidas deben formar parte de una reforma fiscal profunda, consideró durante su participación en el foro económico organizado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y la London School of Economics and Political Science (LSE).

El actual chairman de BTG Pactual México refirió que los ingresos petroleros de México pasaron de representar entre 34 y 35% del total entre el 2013 y el 2014 a su nivel actual entre 15 y 16%, y siguen bajando .

Yo creo que lo positivo de la caída de los precios del petróleo del 2014 fue que las finanzas públicas en México se han despetrolizado. En esos años los ingresos petroleros representaban 35% del PIB, ahora es de alrededor de 15% y sigue bajando (...) Lo que realmente se necesita es una reforma fiscal profunda que ha sido políticamente imposible. No va a suceder en el resto de esta administración, esperemos que en el próximo gobierno se haga , dijo.

Estimó que dicha reforma debe contener dos aspectos básicos: homologar la tasa del IVA así como simplificar el Código Fiscal de la Federación, que es una pesadilla en este país .

Consideró que junto con estas medidas en materia fiscal se debe tener a las instituciones correctas , para realmente recaudar impuestos, pues cuando fue secretario de Hacienda la evasión del IVA se ubicaba en 50%, aunque reconoció que esto ha mejorado desde entonces.

Ortiz Martínez estimó que la política fiscal como esquema de redistribución es algo que realmente se debe hacer en América Latina y en México, en términos de mejor calidad de servicios e infraestructura, entre otros elementos.

Además propuso implementar otra medida que ningún otro país tiene : un impuesto a las herencias. Yo abogaría por un impuesto a las herencias en nuestros países, porque realmente hace una diferencia .

Por otra parte, mencionó que durante el año pasado ninguna moneda fue tan volátil como el peso mexicano, pues desde que el ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue nominado como candidato, el tipo de cambio se depreció de manera importante.

Tuvimos una depreciación de 50% o más en el punto más elevado, ahora ya regresó porque Trump ha cambiado de opinión y hay un poquito más confianza con respecto al futuro de las negociaciones de TLCAN y el peligro relativo que representa Trump para la economía del mundo y de México , dijo.

Recnoció que, si bien la inflación ha subido recientemente, esto se debe principalmente a la liberación de los precios de la gasolina.