La secretaria del Tesoro de Estados Unidos (EU), Janet Yellen, instó a las principales economías del mundo a aportar fondos “significativos” para garantizar la reactivación de la economía mundial tras los estragos causados por la pandemia de Covid-19.

Pese a que las perspectivas han mejorado, en particular debido al apoyo sustancial de los gobiernos, “el trabajo aún no está terminado”, dijo Yellen en una declaración remitida al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BM).

“Insto a las grandes economías no sólo a que eviten retirar el apoyo muy pronto sino a que además aporten montos significativos en nuevas ayudas fiscales para asegurar una recuperación robusta”, indicó la titular del Tesoro de Estados Unidos.

Yellen destacó el paquete de alivio por 1.9 billones de dólares aprobado el mes pasado en Estados Unidos y el plan de infraestructura por 2 billones de dólares de Joe Biden, que fue presentado la semana pasada.

Con los estímulos a la economía puestos en marcha en Estados Unidos, Yellen proyectó que el país “podría alcanzar el pleno empleo tan pronto como el próximo año”.

Sin embargo, muchos países en vías de desarrollo no tienen los recursos para apoyar a sus economías, por lo que llamó a las entidades multilaterales a seguir enfocando sus limitados fondos en los que más lo necesitan.

La funcionaria también señaló que terminar con la crisis sanitaria sigue siendo central para la recuperación, por lo que prometió el apoyo de Estados Unidos a la distribución de vacunas y para asegurar que el “financiamiento no se convierta en un obstáculo para la vacunación global”.

Estados Unidos “comprometió 4,000 millones de dólares en Covax”, la iniciativa destinada a distribuir vacunas en los países más pobres a escala mundial. “Exhorto a otros a alimentar su apoyo a esta iniciativa”, expresó Yellen.

Por su parte, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, también se refirió a las ayudas públicas y señaló que “una retirada prematura y abrupta del apoyo presupuestario debe evitarse” cuando “las economías están todavía frágiles y el crecimiento afectado por un ritmo lento de vacunaciones”.

Apoyo a los subdesarrollados

Por otro lado, funcionarios de finanzas del Grupo de los 20 países más industrializados (G20), pidieron al Fondo Monetario Internacional (FMI) preparar una nueva asignación de Derechos Especiales de Giro (DEG), además de aceptar extender el alivio de la deuda a los países más pobres del mundo durante lo que resta de 2021.

“Hacemos un llamado al FMI para que elabore una propuesta integral para una nueva asignación general de Derechos Especiales de Giro por 650,000 millones de dólares para cubrir la necesidad mundial de largo plazo de complementar los activos de reserva”, dijeron ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 en un comunicado durante las reuniones virtuales de primavera del FMI y el Banco Mundial.

“Una nueva asignación aumentará la liquidez mundial y ayudará a la recuperación global con base en la última evaluación hecha por el FMI en el 2016” , indicó en el comunicado.

Las reservas permitirán elevar la liquidez de todos los países, esto sin incrementar el nivel de deuda.