La distribución del gasto en pensiones no es equitativa, pues las familias que más se benefician de estos recursos son las que se ubican dentro de los últimos deciles de la población, es decir, las de mayores ingresos, indicó Óscar Vela, jefe de la Unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

De las familias con mayores ingresos, 10% percibe 51.7% del gasto total que se destina al pago de pensiones y jubilaciones (...) son pensiones del régimen de beneficio definido y que cada año seguirán creciendo , expuso durante su participación en el Seminario Retiro y Salud 2017.

Con datos recabados por la SHCP, el decil IX y X de la población absorben 70.9% del presupuesto que destina el gobierno al pago de pensiones; mientras que del decil IV al VIII es 24.1% y los deciles I, II y III apenas perciben 3 por ciento.

Recordó que, para este año el presupuesto para el pago de pensiones y jubilaciones será de 720,000 millones de pesos, de los cuales, más de la mitad se destinará a una pequeña parte de la población.

Estas pensiones se encuentran principalmente en el sector público, siendo la Comisión Federal de Electricidad la que mayores pensiones entrega, pues en promedio entrega alrededor de 21,000 pesos, en Petróleos Mexicanos, en promedio se entregan alrededor de 17,000 pesos; 11,000 pesos en el ISSSTE y 4,200 pesos en el IMSS.

Esto nos habla de lo mal distribuido que está el gasto en pensiones y es un problema que tenemos que atender (...)a pesar de tener un sistema donde las personas son las que se hacen cargo de su ahorro para el retiro, todavía nos quedan 20 años para pagar pensiones de beneficio definido , acotó.

Refirió que las pensiones de beneficio definido son aquellas que se encuentran dentro del régimen de la Ley del Seguro Social de 1973 y que la generación de transición aquellas que cotizaron antes de 1997 elegirá pensionarse bajo este esquema.

Aportaciones bajas

Vela comentó que las bajas aportaciones que hacen los trabajadores que se encuentran en el esquema de contribución definida (afores) son bajas y no ayudan a complementar el pago de pensiones de los trabajadores de beneficio definido.

La tasa de contribución obligatoria no alcanza para pagar estas pensiones que en algunos casos representan hasta de 25 salarios mínimos o bien UMA (Unidad Media de Actualización) y eso está presionando el gasto .

Explicó que, México, al igual que otros países del mundo, está combatiendo la realidad del crecimiento demográfico y la esperanza de vida, donde cada vez habrá más personas de la tercera edad que jóvenes.

Indicó que, para mejorar las aportaciones de 6.5%, uno de los temas que se está considerando impulsar es que las personas puedan complementar el ahorro que tengan en su afore con los recursos del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores.

Es decir, cuando una persona solicite su pensión, al momento de retirar el dinero, pueda juntarlo con el ahorro que generó en su cuenta de vivienda y transferirlos a una renta vitalicia.

Con esto, las aportaciones de los trabajadores podrían ser de 11% (...) se busca hacer una integración adecuada para que estos ahorros se complementen, y no afectaría al ahorro de la vivienda .

Señaló que, por el momento se seguirán impulsando campañas para el ahorro voluntario con el dónde incrementar las pensiones de los trabajadores. Adelantó que, se anunciará un nuevo canal para que las personas hagan aportaciones voluntarias en su cuenta de afore.