El gobierno federal continuó con los subejercicios de enero a noviembre de este año, de acuerdo con la información divulgada en el informe de finanzas públicas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Los datos indicaron que, en el periodo, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador presentó un menor gasto respecto a lo estimado, con lo cual generó un subejercicio de 149,769 millones de pesos. En total, el gobierno gastó 5 billones 57,710 millones de pesos, menor a 5 billones 207,479 millones que se esperaba ejercer en los primeros 11 meses del año. En comparación con lo ejercido en el mismo periodo del 2018, el gobierno redujo el gasto en 1.8 por ciento.

“Entre enero y noviembre del 2019, el gasto neto presupuestario fue inferior al programado en 149,769 millones de pesos, resultado de un menor gasto programable de 55,700 millones de pesos y de un gasto no programable inferior en 94,000 millones de pesos a lo previsto para el periodo”, destacó Hacienda.

Explicó que, en el caso del gasto programable, el resultado se debió a un menor gasto del IMSS, ISSSTE y Pemex, por 55,700 millones de pesos, mientras que los ramos autónomos redujeron su gasto en 10,500 millones de pesos.

“(Lo anterior) se compensa parcialmente por el mayor gasto respecto a lo originalmente previsto por 34,200 millones de pesos en la CFE y por 2,700 millones de pesos en la administración pública centralizada”.

En el caso del menor gasto no programable, éste se debió a un menor costo financiero por 47,700 millones de pesos, así como a menores participaciones por 35,800 millones y menor pago de adefas por 10,500 millones.

STPS, con el mayor incremento

A detalle, en el informe se puede observar que la Secretaría de Trabajo y Previsión Social fue la dependencia que registró un mayor incremento en su gasto. De enero a noviembre del 2018, dicha dependencia gastó 3,936 millones de pesos, una cifra que aumentó significativamente a 21,662 millones este año, con lo que el crecimiento anual fue de 430 por ciento.

Otra de las dependencias que vio un incremento en su gasto fue la Secretaría del Bienestar, la cual gastó 141,217 millones de pesos, 54% más que en el mismo periodo del 2018. Por su parte, la Secretaría de la Defensa Nacional mostró un aumento de 10.9%, al gastar 84,649 millones de pesos.

Estancamiento económico golpea recaudación

Por su parte, la debilidad económica del país volvió a pegar en la recaudación que obtiene el gobierno a través de sus dos principales impuestos.

Hacienda reporta que el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto sobre la Renta (ISR) registraron caídas, en comparación anual, en el periodo de enero a noviembre de este año, como “resultado de la menor actividad económica”.

Los datos del Indicador Global de la Actividad Económica revelaron que en octubre la economía mexicana registró una contracción de 0.7% anual, con lo que sumó cuatro meses consecutivos de disminuciones. Este debilitamiento económico ha impactado negativamente en los ingresos provenientes del pago de impuestos.

En el caso del IVA, el gobierno federal obtuvo ingresos por 855,180 millones de pesos, 3.7% menos que lo que se ingresó en el año previo. Con ello, el impuesto que está ligado al consumo de los mexicanos hiló su sexta caída recaudatoria: en junio cayó 0.4%; en julio, 1.7%; en agosto, 2.9%; en septiembre, 2.6%, y en octubre, 3.2 por ciento.

En el caso del ISR, entraron a las arcas del gobierno 1.5 billones de pesos, lo que resultó en 1.6% menos en comparación con lo recaudado el año pasado. Además, registró su quinta caída recaudatoria consecutiva. En julio, los ingresos por este gravamen disminuyeron 0.1%; en agosto, 0.4%; en septiembre, 0.6%, y en octubre, 1.2 por ciento.

En el caso del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), el erario público obtuvo 421,015 millones de pesos, 29.7% más que en el mismo periodo del 2018.

Ingresos tributarios crecen, pero quedan cortos

El gobierno registró una recaudación tributaria de 2 billones 921,494 millones de pesos de enero a noviembre, lo que significó un incremento de 0.9% anual. Si bien la recaudación de impuestos creció, lo hizo a un menor ritmo, ya que en el mes previo aumentó en 1.6% anual.

Para el cierre del año se prevé que se obtengan 3 billones 237,200 millones de pesos a través de la recaudación tributaria. Esta cifra es menor a la que se aprobó en la Ley de Ingresos de la Federación para el 2018, en donde la recaudación de impuestos se estimó en 3 billones 311,373 millones.

En lo que se refiere a los ingresos que se obtienen por la renta petrolera al extranjero, estos registraron un total de 834,024 millones de pesos, lo que significó una reducción de 9.2% respecto a lo que obtuvo el gobierno de enero a noviembre del 2018.

De esta manera, los ingresos petroleros mostraron su sexto mes consecutivo de contracciones. En junio, fue de 16.7%; en julio, de 18.2%; en agosto, de 19.7%; en septiembre, de 4.6%; en octubre, de 8.3 por ciento.

La dependencia, a cargo de Arturo Herrera, explicó que la caída en los ingresos petroleros se debió a una menor plataforma de producción, la cual disminuyó en 8.8% anual, así como a un menor volumen de ventas internas.

En total, los ingresos presupuestarios del sector público fueron por 4.8 billones de pesos, superiores a lo programado, en 28,000 millones, y mayor en 0.3% respecto al mismo periodo del año previo.

[email protected]