La calificadora crediticia Fitch Ratings redujo este miércoles su proyección del crecimiento económico de México para este año, del anterior 2.1 proyectado en diciembre al 1.6% actual.

El pasado 27 de febrero el Banco de México (Banxico) recortó sus expectativas de crecimiento para este año y el próximo, anticipando que el Producto Interno Bruto (PIB) de México conseguirá un avance de entre 1.1% y 2.1 por ciento.

La baja a la estimación para el crecimiento del país de Fitch, derivó de la pronunciada desaceleración económica a finales del 2018 y los débiles datos económicos en el inicio de este, explicó la agencia.

De acuerdo con Fitch, el gasto público ha disminuido más de lo que suele ocurrir en los primeros meses de un nuevo gobierno. Mientras el ciclo de ajuste de tasas del Banxico parece haber alcanzado su punto máximo, después de dos aumentos de 25 puntos base en octubre y diciembre del año pasado, que llevaron la tasa a 8.25%, pero la agencia espera que las mismas se reduzcan este año.

“La economía de México se desaceleró drásticamente en cuarto trimestre de 2018 y la debilidad de los datos se mantuvo en 2019, lo que nos llevó a reducir nuestro pronóstico de crecimiento a 1.6% en 2019 desde el 2.1% en diciembre", precisó en su informe.

Fitch explicó que parte de esta ralentización refleja factores transitorios, como el impacto de la escasez de combustible que se dio a inicios de año en algunas localidades del país y las huelgas, aunque advirtió que hay tendencias más persistentes por el lado de la oferta y de la demanda que mantienen el crecimiento por debajo de su potencial.

La caída sostenida de la producción de petróleo que Fitch prevé continuará durante los próximos dos o tres años es la principal debilidad por el lado de la oferta. En términos de demanda, la agencia mencionó la confianza empresarial que sufre por la incertidumbre política generada por el nuevo gobierno, así como un debilitado gasto del consumidor.

A mediados de marzo, Fitch recortó en 3 décimas su estimado de crecimiento potencial para la economía mexicana, para ubicarlo en 2.5%, al incorporar el impacto de un sector energético estancado y con pérdidas, y una población en edad de trabajar que disminuirá en el siguiente lustro.

En febrero, la agencia consignó que las medidas de apoyo por parte del gobierno de Andrés Manuel López Obradora a Pemex por 5,200 millones de dólares eran “claramente insuficientes” para darle flujo de efectivo, mantener un programa de inversión, reponer sus reservas y estabilizar la producción de la empresa productora del Estado.

(Con informción de Reuters)