Para la reunión de dos días de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) que concluye el día 20, el mercado espera alguna señal o anuncio de nuevos estímulos para impulsar la economía, a la luz de los débiles indicadores económicos publicados recientemente.

Para los especialistas, la Fed tiene dos opciones: extender la llamada Operación Twist o lanzar una tercera ronda de alivio cuantitativo (QE3 por sigla en inglés), aunque la mayoría se encamina por la primera opción.

Mientras que el alivio cuantitativo consiste en inyectar liquidez al sistema financiero, la llamada Operación Twist busca reducir el costo del financiamiento de largo plazo mediante el canje de valores de corto plazo por valores de largo plazo.

El canje de deuda está programado para concluir a finales de junio y, para los especialistas, extenderlo sería la opción más viable para el banco central.

Según explicó Paul Ashworth, economista en jefe para Estados Unidos de Capital Economics, si bien se han deteriorado los indicadores económicos en el país, ello no necesariamente significa que la economía estadounidense se encamina a una recesión .

INCENTIVAR AL CONSUMO

La Fed buscará mantener las tasas de interés de largo plazo bajas para incentivar no sólo el consumo de bienes duraderos, sino también al deteriorado sector inmobiliario y con ello alentar la creación de empleos, otro rubro con malas lecturas en los últimos tres meses, explicó Mario Copca, analista de CI Casa de Bolsa.

Lo más probable es que la Fed busque prolongar la Operación Twist hasta finales de este año, buscando canjear cerca de 400,000 millones de dólares.

La operación, que inició en octubre del año pasado, fue por dicho monto, con el cual se compraron bonos de largo plazo con vencimientos de seis a 30 años y se vendieron bonos con vencimientos de menos de tres años por el mismo monto nominal.