Fueron factores de vulnerabilidad interna los que profundizaron la recesión que sufrió México en el 2009, más que la crisis de su principal socio comercial, observó el Banco Mundial.

Rodrigo Chavés, director de Políticas Económicas para América Latina en el Banco, precisó que estos factores son: la baja productividad de México, deficiencia de la educación, la limitada calidad del gasto público, la lenta creación de infraestructura, el escaso acceso a los servicios financieros, así como el alto costo de cumplir con la legislación laboral.

Al participar en el Foro Principales Retos Económicos de México en su Bicentenario, el funcionario comentó que éstos fueron los elementos que hicieron más vulnerable a la economía, al difícil entorno internacional.

No es la falta de diversificaciones per se, la que hizo que el PIB mexicano cayera con más fuerza. Tenemos otro país a la misma distancia de Estados Unidos, que es Canadá y ambos –México y Canadá- registran más o menos el mismo porcentaje de exportaciones a Estados Unidos. Ambos sufrieron una caída vertiginosa en su producción manufacturera a raíz de la crisis; sin embargo, vemos que el impacto de la crisis de EU en el PIB de Canadá es dos veces menor al de México , argumentó.

Canadá registró una contracción de -2.6% en el 2009, según estadísticas oficiales del país, mientras en México fue de 6.5 por ciento.

Según el directivo, otro factor interno de vulnerabilidad es la incapacidad de la economía para generar nuevas plazas laborales al mismo tiempo que la economía se recupera.

Congreso no escucha

En la misma sesión donde dictó la conferencia el funcionario del Banco Mundial, participaron los economistas para México de JP Morgan y HSBC.

Su ponencia fue lapidaria: en el diagnóstico coincidimos todos. El problema es que el Congreso no ha recibido el mensaje sobre la urgencia de las reformas estructurales, afirmó Sergio Martín, economista en jefe para el país de HSBC.

Según él: La falta de tracción que tiene la economía mexicana se ha vuelto más evidente con la crisis y se ha profundizado con la falta de competencia y la participación de los sindicatos en sectores determinantes de la producción , que también evitan los cambios.

En tanto, Gabriel Casillas, economista principal para México de JP Morgan, hizo un llamado a repensar cómo elevar el crecimiento por el lado interno.

Hay que ver cómo le hacemos para mover los incentivos para que aprueben las reformas que todos conocemos , finalizó.

ymorales@eleconomista.com.mx