El Fondo Monetario Internacional (FMI) corrigió a la baja su expectativa de crecimiento para México en el 2017, a 1.7 desde 2.3% que tenía en octubre, y colocó su pronóstico para el 2018 en 2 desde 2.6% previo, es decir, una reducción de 6 décimas de punto porcentual en ambos casos.

Al difundir sus Perspectivas de la Economía Mundial (WEO, por su sigla en inglés), el FMI mencionó que su pronóstico está basado en el supuesto de cambios en el espectro de políticas adoptadas por el nuevo gobierno de Estados Unidos.

En su revisión del panorama económico mundial, el FMI mantuvo su pronóstico de la economía mundial para el 2017 en 3.4% para este año, pero revisó a la baja sus expectativas del desempeño económico de América Latina.

De acuerdo con la nueva previsión, América Latina deberá crecer en el 2017 1.2%, 4 décimas de punto porcentual por debajo de lo previsto en octubre pasado, y 2.1% para el próximo año.

Este cuadro latinoamericano, señaló el FMI, se apoya en parte en una menor expectativa de recuperación a corto plazo de Argentina y Brasil , países que mostraron en el segundo semestre del 2016 cifras de crecimiento que defraudaron las expectativas .

En el caso de Brasil, el FMI prevé que el gigante sudamericano cerrará este año con crecimiento de 0.2%, una revisión a la baja de 3 décimas de punto. La entidad no modificó su expectativa de avance de 1.5% en el próximo año.

Pero en esa revisión a la baja el FMI consideró también los vientos en contra más fuertes que enfrenta México a raíz de la incertidumbre por las políticas económicas a ser adoptadas por Trump.

Aun antes de asumir el poder, Trump inició una frontal ofensiva contra industrias automotrices estadounidenses (o filiales de firmas extranjeras, como Toyota) por hacer inversiones en plantas de ensamblaje en México destinadas al mercado estadounidense.

El reporte hizo notar que las monedas de varios mercados emergentes se depreciaron sustancialmente en los últimos meses sobre todo la lira turca y el peso mexicano , en tanto que las monedas de varios exportadores de materias primas sobre todo Rusia se apreciaron .

Para el caso de Estados Unidos, el reporte del FMI prevé cierto estímulo fiscal a corto plazo y una normalización menos gradual de la política monetaria. Por ello, el Fondo revisó al alza su previsión para el 2017 y el 2018, a 2.3 y 2.5%, respectivamente.

El FMI también aumentó su proyección de crecimiento para China, Alemania, Japón y Gran Bretaña, pero advirtió que la economía mundial enfrenta una serie de riesgos de desaceleraciones, derivados de factores que van del creciente proteccionismo a aumentos en las tasas de interés.