El Fondo Monetario Internacional (FMI) asegura que aún existe espacio para que las economías avanzadas y emergentes ejecuten las políticas apropiadas para impulsar una coordinada, comprehensiva y consistente recuperación económica.

La clave será integrar y ejecutar medidas dirigidas desde los ámbitos fiscal, monetario y estructural en una coordinada planificación.

Y en esta estrategia, proponen la inversión pública, como parte fundamental para el relanzamiento de la recuperación.

Al interior de un documento donde los autores principales son Maurice Obstfeld, economista consejero del FMI y Vitor Gaspar, director de Asuntos Fiscales en el Fondo, destacan que la inversión en infraestructura es un ejemplo relevante para evidenciar que se puede incrementar la productividad y acelerar la creación de empleos.

Ahí detallan que la experiencia reciente muestra que las medidas monetarias de expansión cualitativa y bajas tasas de interés no son suficientes por sí solas para estimular la demanda .

Así que la receta, es alinear sus instrumentos fiscales y monetarios mientras ejecutan reformas estructurales capaces de incentivar la expansión de las economías y mejorar su resistencia.

En el documento, que será presentado en las Reuniones Anuales del FMI y el Banco Mundial a los 183 países miembros, explicarán que este plan permitirá no solo acelerar la recuperación económica, pues también les permitirá lidiar con los choques externos cuando se materialicen.

Siempre que se consigan sinergias entre las políticas monetaria y fiscal, se podría estimular a una sola economía, e incluso coordinar a varias, en cualquier momento , refieren.

Coordinadas acciones, o atacar varios frentes

En el documento, titulado Cuando el margen de maniobra es reducido. Una comprehensiva, consistente y coordinada aproximación a la política económica , refieren que el apoyo coordinado en las economías amplificará el impacto de las acciones políticas.

Los autores consignan que tal como ha pasado en los últimos siete años, esto desde 2009, las políticas monetarias se han vuelto expansivas y los gobiernos han ejecutado estímulos fiscales sin precedentes que han elevado la deuda pública.

Pero, pese al esfuerzo y el desgaste, la recuperación del PIB mundial se ha mantenido lenta y débil. Ponen de relieve que sin estas agresivas y coordinadas políticas de estímulos entre el 2009 y el 2010, el mundo habría caído en una severa recesión.

La gran preocupación es que las políticas contracíclicas ya están con espacios mínimos de maniobra como para pedir un esfuerzo adicional. Lo que pone en duda incluso, la capacidad para enfrentar choques negativos.

El documento será discutido por los 138 funcionarios asistentes a las Reuniones Anuales que inician la semana entrante, del 7 al 9 de julio en la sede del FMI, en Washington.

[email protected]