Como diversos analistas lo pronosticaron, el Fondo Monetario Internacional (FMI) dejó sin cambios su previsión de crecimiento para México en este año, en 3%, tal como la tenía en octubre pasado.

En conferencia telefónica desde Washington, el jefe de la División de Estudios Económicos del FMI, Thomas Helbling, dijo que la previsión sigue considerando el mejor panorama económico mundial, la dinámica más robusta de Estados Unidos y el avance de las reformas estructurales en el país.

No obstante, matizó que continúa arrastrándose el impacto del retraso en proyectos púbicos en el sector de la construcción , que aún no termina de normalizarse.

En la previsión para el año entrante, el FMI sostuvo su pronóstico en 3.5%, tal como lo indicó en octubre pasado.

El economista destacó también la ventaja competitiva que generaron las reformas a México para ser distinguido por los mercados en el episodio de volatilidad que se presentó en el verano pasado, cuando el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, anticipaba la normalización de la política monetaria en Estados Unidos.

En el detalle estadístico de esta actualización, anticipan que el PIB de México completará en el último trimestre del año un crecimiento de 4.2% anual que, sin embargo, será insostenible para el 2015, cuando anticipan un incremento trimestral de 3.1 por ciento.

CONSERVADORES

En diciembre pasado, en conversación con El Economista, el jefe de la misión del FMI para México, Robert Rennhack, explicó que el organismo prefiere ser más conservador sobre México pese a reconocer el gran logro que se ha hecho con las reformas constitucionales aprobadas.

No estamos contradiciendo al gobierno. Estamos siendo más conservadores, pero sí somos optimistas con las reformas que pueden impulsar un mayor crecimiento en cinco o 10 años , afirmó en ese momento.

Rennhack aseguró: El Fondo prefiere tomar un supuesto bastante más cauteloso en el principio de los procesos de reformas estructurales porque hay mucha incertidumbre para medir su impacto .

RAZONES PARA NO MOVERLO

En conversación, el director de la consultoría CAPEM en México, Antonio Castro, considera que pese al mejor panorama comercial que ofrecerá Estados Unidos al mercado de exportaciones, no será suficiente para generar un impacto positivo en el PIB mexicano que, en cambio, se verá lesionado de forma importante por la aplicación de la reforma tributaria.

CAPEM tiene el pronóstico de un crecimiento del PIB para este año de 2.5% que fue revisado a la baja tras la aprobación de la reforma tributaria.

Así, el Deutsche Bank sostiene su previsión del PIB para México este año en 3.2% por el poco dinamismo que, indica, tendrá la construcción en este año.

El pronóstico oficial de crecimiento para México se mantiene en 3.9 por ciento.

Asimismo, el grupo de economistas de JPMorgan mantiene su expectativa de crecimiento de 3.4 por ciento.

Infografia

[email protected]