En febrero se completaron nueve meses consecutivos de alzas en las expectativas de inflación para el 2017, de acuerdo con la más reciente Encuesta de Analistas al Sector Privado del Banco de México (Banxico).

De una previsión promedio de 3.35% que tenían especialistas del sector privado en mayo pasado, la más baja de los últimos 12 meses, ha subido a 5.39% hoy consigna el reporte de la encuesta.

Esta tendencia alcista en las expectativas es similar para el año entrante. El matiz se encuentra en que han venido ajustándose para arriba durante cinco meses, de manera consistente e ininterrumpida, de 3.41% que preveían en septiembre, hasta 3.86% que esperaban al cierre de febrero.

En la encuesta, los especialistas consignaron a las presiones inflacionarias del país como uno de los dos principales factores que podrían obstaculizar al crecimiento económico de México. El primero es la debilidad del mercado externo y la economía mundial.

Expansión del PIB, en piso de rango Banxico

Ahí mismo, mantuvieron sin cambio su pronóstico promedio de crecimiento para la economía mexicana en 1.49%, tal como estaba el mes pasado.

El promedio del mercado está situando entonces su expectativa de crecimiento cerca del piso del rango estimado del Producto Interno Bruto (PIB) para este año por el Banco de México, que va de 1.3 a 2.3 por ciento.

De acuerdo con la encuesta, los especialistas del sector privado bajaron ligeramente la previsión para el 2018, desde 2.17% hasta 2.09% que estiman hoy con lo que se quedan también cerca del suelo del rango divulgado el miércoles por el Banxico, que está entre 1.7% y 2.7 por ciento.

Tipo de cambio, baja presión

El Banxico identificó a la elevación de las expectativas de inflación como un riesgo al alza para la fluctuación del Índice Nacional de Precios al Consumidor, en su en su Informe trimestral divulgado el 1 de marzo.

Asimismo, consignó que estas previsiones de inflación podrían ser consecuencia de que la moneda nacional experimente depreciaciones adicionales y que esta depreciación aumente el traspaso a precios.

De acuerdo con la encuesta que dirigió el Banxico, el tipo de cambio al cierre del año estará en 21.15 pesos por dólar, una previsión que se queda por debajo de la observada el mes previo de 21.70 pesos por unidad.

También ajustaron a la baja la expectativa para el año próximo de 21.55 pesos por dólar que tenían en la encuesta previa al 20.93 que estiman hoy.

Tasas para arriba

En las previsiones de la encuesta se observa que ahora la media de los 34 analistas consultados espera que la tasa de fondeo estará en 7.18% al cierre del 2017 contra 7.06% promedio que estimaban en la encuesta previa.

En la encuesta refieren que estos resultados corresponden a las expectativas de los consultores entrevistados y no condicional de modo alguno las decisiones de la Junta de Gobierno del Banco de México.

Para el 2018, estiman que la tasa promediará en 7.27%, que contrasta con 7.31% estimado en el ejercicio del mes pasado.

Clima de negocios pesimista

De acuerdo con las respuestas consignadas en el apartado de clima de negocios, aumentó la proporción de expertos que esperan una mejora, pues 12% tienen esta postura positiva contra ninguno, del mes previo.

También aumentó a 24% la proporción de los que consideran que el clima permanecerá igual y 65% ve que empeorará.

Sigue aumentando el sentimiento de que ahora es un mal momento para invertir, pues 70% de los encuestados lo ve así, contra 66% que tenía esa percepción el mes previo.

Las respuestas de la encuesta fueron recibidas por el Banxico entre el 17 y 28 de febrero. Esto significa que alcanzan a incorporar algunas de ellas la evaluación sobre el efecto que tendrá la subasta de coberturas cambiarias liquidables en pesos, anunciada el 21 de febrero. Mecanismo que de acuerdo con el propio gobernador Agustín Carstens, podría manifestarse en menores presiones inflacionarias y a la postre podría influir en las decisiones que tomemos de política monetaria .

ymorales@eleconomista.com.mx