En una reunión contaminada por los rumores de una posible salida de Grecia de la zona euro, los mandatarios de la Unión Europea lanzaron este miércoles en Bruselas el debate sobre la creación de eurobonos, una especie de mutualización de la deuda entre los países que han adoptado el euro, un tema tabú para Alemania y una necesidad imperiosa para aquellos que pagan altas tasas para financiarse, como España o Italia.

Según fuentes comunitarias, los mandatarios reunidos en este encuentro extraordinario, preparatorio de la cumbre del 28 y 29 de junio próximo, pidieron a las autoridades europeas, incluido el Banco Central Europeo, que estudien una profundización de la integración presupuestaria y monetaria en la zona euro.

En junio tendrán que presentar un informe sobre el método y las etapas, según dichas fuentes, que indicaron que el tabú sobre los eurobonos se ha roto .

Ya se había anunciado que en este encuentro, que concluyó en la madrugada del jueves, no se tomaría ninguna decisión, pero todos son conscientes de que es necesario avanzar en la integración para que el proyecto de moneda única no muera con una eventual salida de Grecia, epicentro de la crisis de la deuda.

La llegada del socialista François Hollande a la Presidencia de Francia con un programa que antepone el crecimiento a la austeridad, impuesta por Alemania, y su apoyo a la creación de eurobonos para mutualizar la deuda, ha supuesto una bocanada de aire fresco para una Europa que se asfixia con su amarga medicina para salir de la crisis.

El Mandatario socialista ya había anunciado que quiere poner todos los temas sobre la mesa y presentó los eurobonos como una de las principales recetas para salir de la crisis, una medida rechazada por la Alemania del gobierno conservador de Angela Merkel y calificada de tontería por Austria.

Las diferentes posiciones sobre el instrumento se han enfrentado , dijo el presidente del eurogrupo, que reúne a los ministros de Finanzas de la zona euro, Jean-Claude Juncker, al término del encuentro.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, también instó a sus socios a un debate sobre el futuro de la Unión Europea, que debe tender hacia una unión monetaria, fiscal y económica .

En este sentido, dijo, es necesario preparar el futuro del euro y definir el tipo de banco (central) que queremos y los eurobonos , ya que la moneda única es un proyecto irreversible , al que no se va a renunciar , aseguró.