La calabacita, la papa y la zanahoria fueron los productos que más se encarecieron a lo largo de 2017. Estos vegetales, parte importante de la dieta de los mexicanos, tuvieron aumentos de más de 50% al cierre del año.

A la cabeza de este conteo se encuentra la calabacita, que registró una inflación acumulada de 59.5% al finalizar el 2017. Arrancando el año el precio promedio por kilo de calabacita italiana en la Ciudad de México y la zona metropolitana era de 16.5 pesos, durante el último mes de 2017 su precio llegó a 23.7 pesos por kilo, según el monitoreo de precios del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En el caso de la calabacita criolla, el precio promedio por kilo era de 19.7 pesos en enero y llegó a los 27.9 pesos en diciembre.

La papa (con otros tubérculos) es el segundo producto que más se encareció durante el año pasado, ya que aumentó 56.3% su precio. En el primer mes de 2017 el precio promedio por un kilogramo de papa blanca a granel era de 14.1 pesos, en diciembre el precio por el mismo producto se colocó en 22.2 pesos por kilo.

Para la zanahoria, que entre enero y diciembre pasó de un precio promedio por kilo de 11.4 a 17.1 pesos, la inflación fue de 55.9%, siendo el tercer producto del INPC con más incremento en el precio.

El cierre de 2017 sorprendió por el histórico incremento en los precios del total de la economía, ya que la inflación al término del año llegó a un máximo en 17 años. El INPC concluyó el año en un nivel de 6.77%, muy por encima del rango objetivo de Banco de México (Banxico) de 3.0% más/menos un punto porcentual.

Según apuntan datos del INEGI este año fue el primero en rebasar  el límite superior del rango objetivo de Banxico desde 2014. Pese a que el índice general se ubicó alrededor de 6.0%, muchos de los genéricos que conforman al INPC reportaron aumentos de doble dígito.

Detrás de la calabacita, la papa y la zanahoria destacó la inflación observada en el precio del gas doméstico LP, del chile serrano y el chayote, con aumentos de 40% en promedio.

Aunque fueron minoría, también hubo caídas en algunos precios. La piña y el melón despuntaron con el mayor abaratamiento respecto al inicio de 2017. En el mismo lapso, la piña redujo en 13.9% su precio, en tanto que el melón fue 4.5% más barato que al comienzo del año.