Especialistas convocados por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) a un panel online, coincidieron en la necesidad de que el gobierno delinee un plan de estímulos fiscales para las empresas, pero también de apoyos a personas, sobre todo en condiciones vulnerables, y con ello paliar los efectos que sobre el desempleo y la economía tendrá la pandemia del Covid-19.

En el panel denominado Las repercusiones económicas del Covid-19, Miguel Messmacher, catedrático del ITAM y exsubsecretario de Hacienda, dijo que debido a que el gobierno está en una situación delicada en finanzas públicas y en la mira de las calificadoras, se deben de tomar una serie de medidas muy duras y decisivas.

En este sentido dijo que se deben hacer esfuerzos fiscales para ayudar a las empresas y personas, y con ello estabilizar la situación.

Estimó que se deben otorgar apoyos desde el gobierno, pero muy cuidadosos y focalizados, y consideró que en el apoyo a las empresas, el sector financiero privado tiene que entrarle, de la mano de la banca de desarrollo.

“El objetivo principal debe ser intentar evitar, de la mayor manera posible, la pérdida de empleos; que la Secretaría del trabajo contemple la posibilidad de que pueda haber arreglos como medios tiempos, para evitar despidos; parte de una estrategia fiscal y de financiamiento, donde tiene que entrar el sistema financiero privado”, enfatizó.

El exfuncionario consideró que, aunque habrá choques externos como internos, se debe poner especial énfasis en la caída de la demanda interna, donde las políticas domésticas pueden tener un papel mucho más importante.

“La duración de la caída de la demanda interna, determinará cuán fuerte será la caída en el PIB en el año. Ojalá se logre una serie de acciones que vayan permitiendo suavizar la caída de la demanda interna”, precisó.

BBVA lamenta postura del gobierno

Por su parte, Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México lamentó que desde el gobierno federal se haya afirmado, hasta ahora, que no se ayudará a las empresas y sólo a las personas que más lo necesitan.

“Me parece desafortunado que la postura del gobierno sea que no se va a apoyar a las empresas sino sólo a las personas. Si se apoya a la empresa se salva al empleo”.

El especialista destacó que inevitablemente habrá una recesión profunda de la cual México no será la excepción, pero que la profundidad dependerá de las medidas que se tomen, y desde ya, deben tomarse medidas más fuertes de aislamiento social para que el problema sea menos duradero.

En el caso de México, argumentó, se suma que se encuentra todavía en una situación de vulnerabilidad mayor, dado que ya se venía de una desaceleración con una baja en la inversión, y ahora con una mayor desconfianza tras las cancelación de la planta cervecera Constellation Brands.

“Hay mucho qué hacer y buscar que la recuperación sea lo más pronto posible. Son tiempos extraordinarios que requieren medidas extraordinarias”.

En este sentido, Carlos Serrano comentó que primero debe fortalecerse el sistema de salud, después proteger a las empresas y el empleo; y una tercera línea de acción debe ser ayudar a la población más vulnerable.

El economista destacó que hay mucho qué hacer en lo fiscal, y consideró que, dadas las circunstancias, los objetivos fiscales deben pasar a un segundo término, para primero salvaguardar la salud de las personas y apoyar a las empresas con estímulos.

“Se deberían anunciar apoyos fiscales significativos y simultáneamente hacer la promesa de que una vez terminada la contingencia, se harán los ajustes fiscales necesarios, de tal manera que la recaudación aumente”, expuso.

También, consideró el economista en jefe de BBVA, debe haber un redireccionamiento significativo del gasto, e incluso suspender algunos proyectos que, dijo, hoy no tienen rentabilidad, tal es el caso de la refinería y el Tren Maya.

“Esos recursos deberían destinarse a tres frentes: fortalecer el sistema de salud; ayudar a empresas dándoles créditos fiscales; condicionando a que mantengan la plantilla laboral; y ayudar a la población más vulnerable”, puntualizó.

En el caso de la banca, recordó que se ayudará a la población y empresas que tengan problemas de liquidez, al aplazar el pago de sus créditos, para evitar con ello problemas crediticios. “Debemos impedir que empresas que eran financieramente viables antes, desaparezcan por problemas de solvencia”.

Carlos Serrano agregó que en esta crisis que se avecina, el sistema financiero mexicano está en una situación de bastante solvencia, y que las medidas que se han anunciado hasta ahora, permitirían que esto no se traduzca en un deterioro del sistema financiero.

En este sentido comentó que si la crisis se resuelve en seis u ocho meses, el sistema financiero local tiene liquidez que le permitiría enfrentar esta situación. “El sistema financiero será una fuente que ayudará a absorber el choque y no a propagarlo”.

[email protected]