El impulso que recibirá la economía de Estados Unidos con el estímulo fiscal que propone el presidente electo Joe Biden, otorgará flexibilidad al soberano para mantenerse en el limitado grupo de emisores con la mayor calificación “AAA”, advirtieron analistas de Fitch.

En el podcast institucional de la agencia, el director del grupo de soberanos, Charles Seville estimó que la deuda de la primera economía se encuentra en 120% del PIB, lo que se convirtió en un factor de vulnerabilidad cuando no se contaba con una estrategia creíble y sostenida de fondeo.

Reconoció que la perspectiva negativa que pesa desde agosto en la calificación de EU, indica una de tres posibilidades de un recorte, acción que puede presentarse si no logran armar un creíble plan de estabilidad del déficit fiscal.

No obstante, el analista matizó que este recorte no se presentará en el corto plazo, lo que dará lugar a la nueva administración para guiar la recuperación de la economía. Por otro lado, dijo que el estímulo adicional que planea otorgar el nuevo gobierno ayudará a fortalecer su capacidad para realizar intervenciones que ayuden a la demanda interna y a enfrentar el efecto de la pandemia, dijo.

El caso contrario, lo que serían las condiciones que permitirían devolver a la nota la perspectiva estable, es fortalecer la flexibilidad financiera que caracteriza al país y la rapidez de recuperación económica.

Esto último, la velocidad de recuperación, es un factor que a decir del analista, distingue a Estados Unidos de los otros nueve emisores que tienen la máxima calificación crediticia.

Congreso matizaría cheque

En el podcast, dedicado a la Política de la nueva administración de Biden y su Panorama Soberano, Seville matizó que la propuesta de estímulo fiscal, por 1.9 billones de dólares todavía debe pasar por el filtro legislativo.

Esto significa que puede encontrar resistencia en el ala Republicana del Congreso. No obstante, previó que la propuesta pasará quizá en una versión más suave que de cualquier forma estimulará la recuperación económica.

Los 10 “AAA”

Entre los 10 emisores soberanos que en Fitch cuentan con la máxima calificación “AAA” que indica una mínima probabilidad de riesgo de impago se encuentran:

Estados Unidos, Suecia, Singapur, Noruega, los Países Bajos, Luxemburgo, Dinamarca, Suiza, Australia y Alemania.

Entre todos ellos, los dos países que tienen la deuda de gobierno más alta la tienen Singapur y Estados Unidos que con datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) ambos gestionan pasivos por el equivalente a 131.2 puntos del PIB

De acuerdo con Seville, la gran diferencia de Estados Unidos con los demás países del grupo “AAA”, es la flexibilidad que tiene para el manejo de deuda.

Entre los 10 países, los que tienen la deuda más baja son Luxemburgo, que corresponde a 26.9% del PIB y Dinamarca que gestiona pasivos equivalentes al 34.9% del Producto.

ymorales@eleconomista.com.mx