La economía mexicana recibirá un impulso indirecto del repunte en el crecimiento que registrará el PIB de Estados Unidos en 2021, impulsado por el estímulo fiscal millonario que ha planteado el gobierno de Joe Biden, prevén analistas del banco de inversión Julius Baer.

Tras advertir que “el gobierno de México otorgó una respuesta limitada a la pandemia, pese a ser el país una de las principales víctimas en número de muertos y daño económico”, destacaron que la economía se beneficiará del impulso externo.

En el análisis, dirigido por el estratega para Mercados Emergentes de la firma, Mathieu Racheter, expusieron además que otra ventaja externa para México será la recuperación del precio del petróleo Brent, que anticipan llegará a 60 dólares por barril.

“Aunque México se ha convertido en un importador neto de petróleo, las finanzas públicas siguen viéndose afectadas positivamente por el aumento de los precios, dada la elevada proporción de ingresos fiscales procedentes de Pemex”.

En el análisis, refieren que por cada dólar que aumenta el precio del barril de petróleo, se presenta un aumento de 0.05% del PIB en los ingresos fiscales del país.

Y destacan que ante este contexto, el riesgo país de los bonos soberanos de México podría mantenerse “relativamente atractivo entre los emergentes”.

rrg