Retira Líbano la nominación del banquero de inversión Ziad Hayek como aspirante a la presidencia del Banco Mundial, y deja así el paso libre para que David Malpass, de Estados Unidos, asuma el cargo sin oposición alguna.

El aspirante libanés que había arrancado la contienda con 2.83% del voto a favor, que le otorgaba la silla completa en la que participa su país de origen, advirtió en una entrevista que intenta persuadir a los miembros del Directorio del Banco Mundial, para que mantengan su nominación. La citada entrevista fue divulgada por la consultoría Clarity Economic.

El retiro de Líbano de su candidatura llega a menos de 24 horas de que termine el plazo otorgado por el Directorio Ejecutivo del organismo para nominar a los aspirantes a presidir el Banco Mundial, esto es el 14 de marzo.

El aspirante único a la presidencia del organismo, David Malpass, continuó la semana pasada su gira por los países miembros y llegó a América Latina. En la semana, visitó ocho países: México, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Argentina, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay. Los 11 países pertenecen a dos sillas de las 25 que votarán para elegir a quien será el presidente número 13 del Banco Mundial y aportarían 7.51% del voto que requiere para apuntalar su presidencia.

Latinoamérica y Asia, a favor

Desde la semana pasada, en un comunicado emitido por el ministerio de finanzas de Guatemala, explicaron que México, Costa Rica, ellos mismos (Guatemala), México, Nicaragua, El Salvador, y Honduras apoyarán la candidatura de Malpass. Esta silla que ocupan dentro del Directorio Ejecutivo del Banco Mundial está integrada también por España y Venezuela, que aún no han hecho pronunciamiento público. Sin embargo, fuentes del sector financiero detallaron que al confirmarse la intención de la mayoría en el grupo, tendrán que votar a favor.

La silla de México cuenta con un poder de voto de 4.78 por ciento. Su voto a favor de Malpass se sumaría al de Argentina, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, cuyo bloque conjunto aportará otro 2.33% del voto.

El voto del bloque latinoamericano a favor de Malpass se sumaría al de Japón, que vale 6.89% del total y es el segundo más alto entre los que tienen derecho los demás países, y al del propio Estados Unidos, apuntalando su fortaleza, al contar ya con 30.38% del voto.

Corea del Sur también comprometió su voto a favor de Malpass, desde el 18 de febrero. Su silla en el directorio está conformada por 14 países: Australia (que es el director ejecutivo del grupo); Camboya, Kiribati, Islas Marshall; Micronesia, Mongolia, Nueva Zelanda, Palau; Papua Nueva Guinea; Samoa; Islas Solomon; Tuvalu; Vanuatu y Nauru, de votar a favor de Malpass y de conseguirlo, otorgarían 4.04% a favor.

Otra oportunidad fallida

Banco Mundial ha tenido hasta ahora 12 presidentes, todos de origen estadounidense, lo que parece confirmar el acuerdo tácito con Europa, donde el organismo es liderado por EU y el Fondo Monetario Internacional, por un europeo.

Sin embargo, ésta es la segunda selección en la que se presentan oponentes originales de países emergentes. En el año 2012, durante la selección para sustituir a Robert Zoellik, se presentaron dos candidatos no estadounidenses: Ngozi Okonjo Iweala, la ministra de Finanzas de Nigeria, y José Antonio Ocampo, exministro de Finanzas de Colombia.

Ninguno consiguió suficientes apoyos para derrotar a la propuesta estadounidense, Jim Yong Kim.

El proceso de nominaciones se mantiene abierto. Y queda Malpass como el candidato único a la presidencia del Banco Mundial, pese a la oposición de organizaciones no gubernamentales y centros de estudio e investigación no partidista, que argumentan la histórica posición del aspirante al trabajo del organismo a favor de otros países ajenos a Estados Unidos.

[email protected]