Independientemente de quien gane las elecciones presidenciales, la prioridad que se debe tener en la creación del Paquete Económico del 2019 es la estabilidad y reducción de la deuda y que las finanzas públicas sean conservadoras; es decir, que se cuide el gasto y no se exceda, coincidieron expertos.

Lo anterior lo refieren ante el hecho de que el siguiente Paquete Económico se realizará con dos equipos; uno que represente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de la actual administración y el otro se conformará del partido que gane las elecciones presidenciales el próximo 1 de julio.

De esta manera, tal como lo marca la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, por ser un año de cambio de gobierno, los equipos elegidos deberán entregar a más tardar el 15 de diciembre el Paquete Económico del 2019 y deberá estar aprobado a más tardar el 31 de diciembre del 2018.

Luis Foncerrada, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), enfatizó que es muy importante que ambos equipos vean como una responsabilidad fiscal que se siga manteniendo un superávit primario y que la deuda total se reduzca como proporción de los ingresos.

“Es indispensable que la deuda se baje como proporción del Producto Interno Bruto, sobre todo, como proporción de los ingresos recurrentes, pues ésos son los que realmente te permiten tener esta sustentabilidad fiscal; es decir, que garanticen que la deuda se puede pagar”, indicó.

Destacó la importancia de que los equipos que realicen el próximo Paquete Económico consideren que este año ni el próximo habrá transferencias por concepto de remanente de operación del Banco de México (Banxico). “Es importante que se redefinan los remanentes del Banxico”.

Foncerrada mencionó que, si se contara con un Consejo Fiscal, los procesos de transición serían más fáciles, ya que se evaluarían de mejor manera los planteamientos que hacen los funcionarios de cada equipo.

Con Anaya, más alianzas; con AMLO, más jaloneo

Marco Cancino, director general de Inteligencia Pública, consideró que si gana el candidato Ricardo Anaya es posible que se logren acuerdos y se dé más continuidad en ciertos objetivos, pues el perfil de los técnicos hacendarios que actualmente se encuentran en la administración del presidente Enrique Peña Nieto son muy parecidos al equipo de la coalición Por México al Frente, de los partidos PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

“Si gana Ricardo Anaya, la transición sería más tersa, posiblemente haya más alianzas y acuerdos que si gana López Obrador, porque no queda claro cómo se realizarán los gastos; si gana él, quizá habrá un poco de jaloneo”, expresó.

A su parecer el Paquete Económico del 2020 será más interesante, ya que se mostrarán las verdaderas intenciones del gobierno que gane sobre la estructura política que llevará a cabo.

Al respecto, José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, comentó que el candidato Andrés Manuel López Obrador ha dado mayores señales de cómo será su política fiscal; ha planteado que busca mantener la estabilidad macro, incrementar el gasto en las inversiones y en ciertos programas.

“Si bien me parece un desafío que no podrá atenderse del todo en el primer año, implicará un manejo con más profundidad de las finanzas públicas. En caso de que gane Anaya sería un escenario más inercial, es decir, dará continuidad a lo que se ha dado en los últimos años”, señaló.

No más compromisos de deuda

De la Cruz reiteró la urgencia de mantener el equilibrio de un gasto corriente controlado, fortalecer los ingresos públicos y ya no tener mayores compromisos de endeudamiento.

“El desafío que va a enfrentar el siguiente gobierno es que va a tener que implementar inversión y algunos gastos que considere prioritarios. Los equipos de transición deberán hacer un manejo de finanzas públicas estables generando la perspectiva del nuevo gobierno”.

Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica Presupuestaria, expuso que él prevé un paquete económico altamente conservador e inercial.

“El equipo que gane la elección va a tener mucha injerencia, pero será muy conservador; creo que se va a parecer mucho al paquete económico anterior porque hay poco margen para hacer cambios por ahora”.

A su parecer, el proceso de transición se librará de buena forma porque “la gente de la SHCP está a la altura y hay gente con mucho tiempo en el servicio público, esperemos que sean muy profesionales”.

[email protected]