La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, lanzó el viernes un nuevo impulso por la independencia e instó a sus seguidores a que se sumen al mayor ejercicio político para escuchar la opinión de los ciudadanos sobre un nuevo referéndum.

Dos años después de que los escoceses votaron por 10 puntos porcentuales en contra de la independencia, Sturgeon indicó a su Partido Nacionalista Escocés (SNP, por su sigla en inglés) que el plebiscito británico a favor de abandonar la Unión Europea había cambiado el debate por completo.

Este verano hemos presenciado cambios radicales que tendrán un gran impacto en nuestras ambiciones por este país , dijo Sturgeon en una reunión del SNP en Stirling.

El Reino Unido que existía antes del 23 de junio ha cambiado en esencia , agregó.

La perspectiva de un largo periodo de liderazgo conservador en Westminster, mientras el Partido Laborista en la oposición está enredado en una batalla interna por su liderazgo y se ubica muy por detrás de los conservadores en los sondeos de opinión, implica que es necesario un nuevo debate sobre el futuro de Escocia.

Para asegurar que se escuche la voz de todos en Escocia en estos tiempos de cambio, estoy lanzando hoy el mayor ejercicio político de Escocia para escucharlos , declaró Sturgeon.

El debate debe incluir un análisis sobre la independencia , enfatizó.

En el referendo del Reino Unido, Escocia votó a favor de permanecer en la Unión Europea con 62% contra 38%, una postura enfrentada a la del Reino Unido en conjunto, que votó por abandonar el bloque.

Antes de la votación, la ministra escocesa ya había indicado que Escocia veía su futuro dentro de la Unión Europea y, tras conocerse los resultados en junio pasado, declaró que no descartaba la realización de un segundo referéndum de independencia.

En el 2014 Escocia realizó una consulta para saber si sus habitantes deseaban la permanencia en el Reino Unido, opción que ganó con 55% contra 44% de aquellos que apoyaron la separación.