La participación en redes sociales de gobernadores de bancos centrales o miembros de consejos directivos son mínimas. México destaca entre ellos con dos de los integrantes activos de la Junta de Gobierno, Gerardo Esquivel (@esquivelgerardo) y Jonathan Heath (@JonathanHeath54) que mantienen abiertas y actualizadas sus cuentas en twitter.

“Al entrar al Banco de México (Banxico), antes incluso de la comparecencia ante legisladores, nos preguntamos Gerardo (Esquivel) y yo si nos permitirían en la institución tener las cuentas (de twitter) activas. Y al llegar, encontramos una política abierta de comunicación”, comentó el subgobernador Heath.

De eso se trata. De tener estrategias más abiertas de comunicación, que van a seguir afinándose, para contribuir al propio objetivo de comunicación del banco central, dijo.

Una revisión realizada por El Economista muestra que entre los gobernadores de bancos centrales con cuenta de twitter oficial y activa se encuentran Haruhiko Kuroda, gobernador del Banco de Japón (@HKurodaBoJ); Olli Rehn, gobernador del Banco de Finlandia (@ollirehn); Mario Marcel Cullell, gobernador del Banco Central de Chile (@mariomarcelc), y Guido Sandleris, presidente del Banco Central de la República de Argentina (@gsandleris).

El Gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León, reconoció hace unas semanas que él tiene cuenta de twitter, pero aclaró que no comenta ni interactúa en ella.

Opiniones personales, señales para el mercado

El subgobernador Heath explicó que los seguidores de su cuenta suelen ser estudiantes de economía, exalumnos, estrategas y periodistas, entre muchos otros. Y que la interacción con ellos le permite conocer la opinión de la gente.

Los subgobernadores Esquivel y Heath precisaron en la introducción a sus cuentas que realizan opiniones personales, que no representan posiciones oficiales de las instituciones donde participan. Sin embargo, sus actualizaciones, argumentos y hasta las noticias que comparten se han convertido en señales que ayudan al mercado a configurar escenarios. Al menos, así es como lo ve el economista en jefe para México de BNP Paribas, Joel Virgen.

También destaca una mayor actividad en redes de banqueros centrales retirados, como es el caso de Ben Bernanke, expresidente de la Reserva Federal (@benbernanke); Vitor Constancio, exvicepresidente del Banco Central Europeo (@MRConstancio); Mario L. Blejer, exgobernador del banco central de Argentina (@MlBlejer), y recientemente de Everardo Elizondo, exsubgobernador del Banxico (@EverElizondoA).

Disertaciones académicas

Tan sólo el jueves pasado, el subgobernador Esquivel comentó en twitter: “Hoy tres bancos centrales redujeron sus tasas de interés: Corea del Sur, Sudáfrica e Indonesia. En los dos primeros casos, el ajuste fue precedido por una contracción del PIB en el primer trimestre del 2019. La desaceleración económica y el ajuste de tasas es un fenómeno mundial”.

Su comentario fue leído en el contexto de su participación en las decisiones de política monetaria, donde  suman dos ocasiones en que vota a favor de recortar la tasa de interés.

Sus comentarios fueron retuiteados 1,000 veces, y recibió 147 respuestas.

¿Nueva forma de comunicar?

Para el subgobernador Heath, es evidente que las redes sociales están cambiando la forma de comunicar. Pero aún se deben tomar con cautela, la misma que guarda él en sus comentarios en twitter.

El Economista buscó sin éxito la opinión del subgobernador Esquivel al respecto. Sin embargo, en su cuenta de twitter, en una actualización del 26 de junio, retuiteó un comentario en que se lee: “Me autocensuro muchos tuits. Creo que por eso estoy engordando”.

Expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI), en un análisis titulado Credibilidad, Comunicación y Política Monetaria Procíclica en América Latina, consignaron que para un banco central que tiene objetivos explícitos de inflación, como es el caso de México, una estrategia de comunicación eficaz,”lo más importante es ofrecer información clara y esencial, es decir, ‘señales’ que los mercados puedan utilizar para distinguir las principales consideraciones de política y las medidas probables de la información no esencial o contradictoria que podría confundir, distraer o empañar la situación”.

La transparencia y claridad de comunicación de los bancos centrales es sin duda una de las mayores lecciones que arrojó la Gran Recesión del 2009, refirió aparte el Foro Oficial de Instituciones Monetarias y Financieras (OMFIF).

De hecho, refieren que antes de la caída del banco de inversión Lehman Brothers, el 2 de junio del 2008 el Banco de Canadá fue el primer banco central del mundo en abrir una cuenta de twitter. Ocho días más tarde, le siguió la Reserva Federal de Nueva York.

Según el mismo documento del OMFIF, a la fecha sólo 61% de las instituciones monetarias registradas en el FMI tienen una cuenta en twitter. El Banxico es una de ellas.