El endeudamiento del gobierno mexicano vía la colocación de bonos en las principales plazas financieras del mundo alcanzó los 12,462 millones de dólares en el primer trimestre del 2016, cifra 33% superior a la del mismo lapso del año anterior y la más alta en los últimos 21 años en que se publican estas cifras, de acuerdo con el resultado de la Balanza de Pagos al primer trimestre del 2016, dada a conocer por el Banco de México.

El repunte más significativo para un primer trimestre se registró en el 2014, cuando los valores emitidos en el exterior sumaron 5,554 millones de dólares, 121% por arriba de lo colocado un año antes. Para el 2015 estos flujos aumentaron 69% frente a lo registrado en el 2014. Esto ciertamente describe una acelerada tendencia al endeudamiento del gobierno federal en las principales plazas financieras del orbe, particularmente evidente en los últimos tres años.

Las cifras de la Secretaría de Hacienda sobre las colocaciones en los mercados internacionales al primer tercio del año indican que 40% de los flujos obtenidos en ese lapso correspondió directamente a gobierno federal y el 60% restante a la empresa productiva del Estado, Petróleos Mexicanos (Pemex).

En contraparte al ingreso que representó la colocación de deuda, está el costo financiero de la misma, que de acuerdo con el banco central sumó 5,582 millones de dólares este primer trimestre del 2016, 7% más del registrado un año antes. De éstos 2,425 millones de dólares fueron pagos del sector público y 3,158 millones de dólares del privado; las primeras fueron 14% superiores a las de un año atrás, mientras que las de las empresas privadas reflejaron un avance de 2% en dicho lapso.

Endeudamiento crece por bajos ingresos de Pemex

Para Gerardo Copca, analista de ?MetAnálisis, la explicación del endeudamiento está en la fuerte caída de los ingresos de Pemex y la delicada situación financiera que al inicio del año enfrentó esta empresa con proveedores, así como la combinación de la caída en los volúmenes de producción que acompañó la baja en los precios internacionales del petróleo, que en la segunda quincena de enero alcanzaron cotizaciones que no se veían desde el primer bimestre del 2002.

En el mercado de bonos gubernamentales, según el reporte al primer trimestre del banco central, se registró una salida del mercado mexicano por 4,336 millones de dólares, cifra 13 veces superior a la observada en el mismo trimestre de un año antes, tendencia que se acentúo en la dos primeras semanas de mayo, es decir, los inversionistas extranjeros continúan en busca de un mercado que brinde mejores rendimientos a sus capitales, acotó el analista de MetAnálisis.

Una situación preocupante en este contexto de abultado endeudamiento del gobierno federal, está en las cuentas con el exterior de Pemex, que al convertirse en un importador neto, requiere en el corto plazo de un mayor apoyo de la hacienda pública. En las cifras de la balanza comercial que reportó el Inegi al mes de abril, destacó los ingresos por exportaciones petroleras por 4,792 millones de dólares y el monto de 8,491 millones de dólares de importaciones petroleras, refirió Gerardo Copca.

Déficit de cuenta corriente

Durante el primer trimestre del año, se registró un déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos de 6,991 millones de dólares, equivalente a 2.7% del Producto Interno Bruto (PIB), menor al déficit de 8,341 millones del primer trimestre del 2015.

Al presentar su informe trimestral de inflación, el banco central incrementó su expectativa sobre el déficit de cuenta corriente para este año, de 2.9% del PIB a 3.2 puntos.

Al respecto, Agustín Carstens, gobernador del banco central, comentó que no les preocupa mucho el déficit de cuenta corriente, pues son las condiciones externas de astringencia en el mercado mundial las que están motivando este deterioro .

Por otra parte, en el renglón de errores y omisiones, Alejandro Cervantes, analista de Grupo Financiero Banorte, destacó la fuerte reducción en el primer trimestre, ya que los 1,215 millones de dólares reflejan más el sentido de un renglón de ajuste, y recordó que existieron periodos en los que dicho concepto superaba en varias veces los flujos de Inversión Extranjera Directa o al total de la inversión en cartera.