Los mercados emergentes enfrentan una mayor exposición a la normalización de las tasas de interés de largo plazo en las economías avanzadas, lo que puede exacerbar los riesgos para el mercado cambiario, advierte el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés).

En un documento de trabajo, el banco de los bancos centrales refiere que la eventual alza de tasas, esperada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para el segundo semestre del 2015, anticipa que incluso podría haber implicaciones significativas en los sistemas bancarios locales.

En el documento más reciente, titulado Las tasas de interés de largo plazo, riesgos financieros mundiales y su impacto en las políticas de mercados emergentes , se pone de relieve que la masiva expansión del crédito hacia bancos y empresas de países en desarrollo dejó a los emergentes altamente expuestos al inminente aumento en el costo del dinero .

Las tasas de interés de largo plazo son mucho más importantes ahora para las decisiones de política monetaria de las economías emergentes que hace una década (…) el desempeño del mercado de bonos puede alimentar las implicaciones en el cambiario, impulsando un efecto significativo para los sistemas bancarios locales , refiere.

Según el documento, los premios bajos o negativos que han mantenido las tasas de interés en las economías avanzadas desde mediados del 2010 han empujado a los inversionistas internacionales hacia los mercados de bonos locales emergentes.

Todos los emisores de este tipo de mercados han aprovechado este diferencial de tasas, siendo los corporativos los que han quedado más expuestos, afirma.

CHINA Y TURQUÍA AL FRENTE

El banco identifica a 10 mercados emergentes representativos cuyos corporativos han realizado más emisiones desde que comenzó la curva baja, e incluso negativa, de las tasas de economías avanzadas.

Se trata de China, India, Corea, Brasil, México, Rusia, Sudáfrica, Turquía, Hong Kong y Singapur, que en conjunto han elevado en 990,000 millones de dólares las emisiones de corporativos, en el exterior.

Consignan a China y Turquía como los mercados emergentes donde en los últimos tres años se presentó la mayor colocación de deuda de emisores corporativos. China, con un incremento estimado por el BIS de 133% entre el 2010 y el 2013; y Turquía con colocaciones que se han incrementado en 108.5% en el mismo lapso.

Mientras los emisores corporativos mexicanos han incrementado en 66.2% la colocación de deuda en tres años y medio.

CASO MÉXICO

Según el recuento del BIS, las emisiones de corporativos mexicanos en el 2010 sumaban 7,500 millones de dólares, cifra que se multiplicó a 16,600 millones en el 2011 y cerró el 2013 con 18,200 millones de dólares.

De acuerdo con cifras del Banco de México, pese a la incertidumbre de los mercados financieros internacionales, México continuó captando recursos del exterior dirigidos a la adquisición de instrumentos financieros.

Durante el 2013, las tasas de interés de mediano y largo plazo en México tuvieron incrementos mayores a los de Estados Unidos, por lo que los diferenciales de tasas de interés de largo plazo entre ambos países registraron un incremento a niveles cercanos a los observados a mediados del 2012.

[email protected]