En México, se necesita un esquema fiscal que propicie la inversión, genere estímulos fiscales, combata la informalidad, fomente el ahorro, cree empleos y amplíe la base de contribuyentes, indicó Luis Sánchez Galguera, vicepresidente fiscal del Instituto Mexicano de contadores Públicos (IMCP).

En conferencia de prensa, Sánchez Galguera presentó la propuesta de reforma fiscal del IMCP, precisando que es importante redistribuir la carga fiscal y otorgar certeza jurídica a los contribuyentes.

La reforma fiscal del 2014 se quedó corta a lo que se esperaba y respecto a lo que se necesitaba. Reconocemos que desde el punto de vista recaudatorio ha sido importante (...) pero nos parece que esa recaudación se ha incrementado por cuestiones que no obedecen a una ampliación de la base de contribuyentes, sino que recae prácticamente en los mismos contribuyentes que han tributado en las últimas décadas , precisó.

Indicó que esta propuesta no es un documento que pretenda reaccionar a la reforma que se va a presentar en Estados Unidos, pero sí busca estar preparado para lo que pueda ocurrir.

Por lo anterior, el IMCP propuso que, en el caso del Impuesto Sobre la Renta (ISR) para las personas morales, se haga una revisión de la tasa corporativa, que actualmente se encuentra en 30 por ciento.

Nuestra justificación para la reducción es que en promedio, los países miembros de la OCDE, la tasa corporativa es de 26% (...) proponemos que sea reducida por las siguientes dos vías: una reducción del ISR a 25% y, la segunda vía, una reducción que oscile entre 15 y 20% para las empresas que reinviertan sus utilidades en México , informó.

Asimismo, propuso eliminar 10% del impuesto adicional que se creó en la reforma del 2014 sobre los dividendos porque quita competitividad y derogar la limitación que existe en la deducibilidad de las prestaciones exentas.

Se ha discutido hasta el cansancio, hay prestaciones que se tienen que otorgar por ley, se tienen que otorgar porque el trabajo obliga a los patrones a dar ciertas prestaciones y no hace sentido que no sean deducibles como un gasto que sea indispensable para los patrones. De hecho, eso desincentiva la generación de empleos formales y las políticas que permitan generar el ahorro y el bienestar en los propios trabajadores , indicó.

Para las personas físicas, Sánchez Galguera indicó que se busca homologar la tasa del ISR a 25 por ciento. El hecho de que la tasa en las personas físicas no sea coincidente con el de las personas morales genera distorsiones. Nosotros pedimos que se homologue la tasa de las personas físicas y que se revise la tarifa sobre la cual nosotros pagamos impuestos .

Con respecto al Impuesto al valor agregado, precisó que éste debería ser generalizado, incluido en alimentos, medicinas, mediante un ajuste gradual.

Consejo fiscal, contrapeso ?para toma de decisiones

Por otro lado, José Luis García, presidente del IMCP, indicó que la creación de un Consejo Fiscal en México sería un contrapeso para la toma de decisiones fundamentales para, por ejemplo, el Paquete Económico, para el endeudamiento en la parte estatal, federal y municipal, en el tema de las pensiones y en otros aspectos donde ayudaría a un mayor y mejor análisis .

Recordó que una figura de este tipo ayuda al saneamiento y fortalecimiento de las finanzas públicas, además de aumentar la credibilidad y predictibilidad de los marcos macroeconómicos.

A menos de un mes para que se presente el Paquete Económico del 2018, el presidente del IMCP precisó que el tema del Consejo Fiscal es fundamental para mejorar y complementar las mejores prácticas, aun cuando se ha dicho que la estructura legal del país está fortalecida.

Creo que, tanto al sector público como al privado, nos hace falta tomar conciencia de algunas cosas (...) no se trata nada más de establecer nuevos impuestos, se trata de gastar mejor, de llevar un mejor control del gasto de tal forma que los recursos que se administran se puedan aplicar de una mejor forma en beneficio de la sociedad , mencionó.

ana.martinez@eleconomista.mx