El Banco Central Europeo (BCE) está trabajando para apartarse de su política monetaria ultraexpansiva, dijo el sábado Jens Weidmann, jefe del Bundesbank alemán y miembro del órgano que fija las tasas de interés en el BCE.

Los inversionistas están atentos a cualquier indicio que apunte a que el BCE reducirá su programa de estímulos, que incluye compras masivas de bonos y tasas de interés en mínimos históricos, luego de que una sugerencia del presidente Mario Draghi en esa dirección impulsó al euro y los rendimientos de los bonos esta semana.

Con suerte llegará y estamos trabajando en ello, también estamos discutiéndolo , dijo Weidmann, crítico de la postura del BCE, en una conferencia en el banco central alemán.

El funcionario agregó que la cuestión para los dirigentes monetarios era decidir cuándo había que mostrar determinación y normalizar la política del BCE frente a las presiones para mantener las facilidades más allá de lo necesario.

El banco central puede acompañar la recuperación

El dólar estadounidense agrava su caída en las últimas jornadas del semestre. Los problemas de Donald Trump para sacar adelante sus reformas enfrían la expectativas de crecimiento y de inflación en Estados Unidos, al mismo tiempo que el mercado ha avivado el debate sobre próximos cambios en las políticas monetarias de la eurozona y del Reino Unido.

Los mensajes lanzados la semana pasada por el presidente del Banco Central Europeo han sido interpretados por el mercado como un toque de atención para preparar el terreno para un cambio en su política monetaria. El mayor optimismo sobre la evolución económica, una vez diluidas las alertas políticas, llevaron a Mario Draghi a afirmar que el banco central puede acompañar la recuperación ajustando los parámetros de sus instrumentos .

La magnitud de los ajustes de carteras realizados en divisas y deuda pública a raíz de estas palabras provocaron que fuentes próximas al BCE intentaran matizar los comentarios de su presidente, al sugerir que el mercado había sobrerreaccionado a las palabras de Draghi.