El Banco Central Europeo (BCE) solicitó un plan de rescate de 8,800 millones de euros para el banco Monte dei Paschi di Siena, frente a 5,000 millones previstos inicialmente, operación que deberá ser financiada esencialmente con fondos públicos italianos.

El banco italiano indicó que había recibido esa información del BCE a través de las cartas enviadas a los ministerios de Finanzas y Economía italianos.

Los préstamos dudosos pesan sobre la tercera institución financiera de Italia, el banco más antiguo del mundo, fundado en Toscana durante la Edad Media.

El 23 de noviembre, el BCE calculó que el banco italiano necesitaba un capital de 5,000 millones de euros, pero con base en los resultados de las pruebas de resistencia realizadas en el 2016 considera que la cifra debe ser mayor, de 8,800 millones de euros.

El banco toscano se encontraba en el grupo de 51 bancos europeos evaluados en función de las pruebas.

Por su parte, el diario financiero italiano Il Sole 24 Ore calcula que el Estado italiano deberá invertir unos 6,000 millones de euros .

El resto debe provenir principalmente de la conversión forzada de las obligaciones en acciones, pagadas a 75% de su valor nominal a los inversionistas institucionales y a 100% a los 40,000 ahorradores.

El banco será en práctica nacionalizado, ya que más de 67% va a terminar en manos del Estado , calcula Il Sole 24 Ore.

Asimismo, el diario italiano califica de tratamiento griego el rescate que será aplicado al banco Monte dei Paschi.

El gobierno italiano aprobó el viernes pasado, durante una reunión extraordinaria, un decreto que autoriza al ministerio del Tesoro a convertirse en el mayor accionista del banco Monte dei Paschi di Siena. La decisión fue tomada tras el fracaso de la entidad en su intento de captar 5,000 millones de euros necesarios para su recapitalización. Esto debido a que en la Bolsa de Milán, el título del banco se encuentra suspendido desde el viernes.

Para el italiano Ignazio Angeloni, de la junta que supervisa el BCE, la intervención pública de un banco es siempre la última opción, sujeta a normas muy estrictas , aseguró.

Los dirigentes del banco italiano han trabajado en los últimos meses en varias soluciones; hemos seguido de cerca su trabajo , sostuvo Angeloni, quien considera que la intervención del Estado era necesaria , admitió en una entrevista al diario italiano La Stampa.

Fundado en Siena en 1472 como casa de empeño para ayudar a los pobres, el Banco Monte dei Paschi di Siena se desarrolló hasta convertirse en la tercera institución financiera italiana.

Desde hace años, el banco navega en aguas turbulentas. Debilitado por la desastrosa adquisición del banco Antonveneta en el 2007 y por un escándalo de malversación de fondos, ha acumulado pérdidas (14,000 millones de euros entre el 2011 y el 2015) y ha tenido que realizar dos aumentos de capital, por un total de 8,000 millones de euros, dinero que ya se esfumó.

La delicada operación marca el inicio de un rescate del sistema bancario de la península, uno de los más débiles en Europa.

También la semana pasada, el Parlamento italiano aprobó la creación de un fondo de 20 millones de euros para el rescate de los bancos con problemas, lo que probablemente aumentará la deuda pública.

El sector bancario italiano preocupa a Europa debido a su fragmentación, con 700 sedes; el elevado número de préstamos dudosos (360,000 millones de euros; es decir, casi un tercio del total de la zona euro) y su insuficiente capitalización.

El decreto aprobado ofrece una compensación a los pequeños ahorradores por la pérdida de valor de sus bonos, debido a la conversión forzada de los títulos de Monte dei Paschi durante el proceso de recapitalización preventiva.

El año pasado, el rescate con fondos públicos de cuatro bancos pequeños se tradujo en fuertes pérdidas para miles de ahorradores, lo que provocó protestas y al menos un suicidio.