La PIB de México creció a una tasa anual de 2.0% durante el 2018, la expansión más modesta de la economía desde el 2013 (1.6 por ciento). Con este resultado se ligan cuatro años consecutivos en desaceleración económica. Las actividades terciarias mantuvieron en positiva la producción total mexicana, siendo el sector con mayor dinamismo.

De acuerdo con cifras ya revisadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el PIB nacional a precios constantes ascendió a 74 billones 125,369 millones de pesos en el 2018. De los cuales el 63%, en promedio, se concentró en el comercio y los servicios, 29% por la industria y otras actividades secundarias y 3% por las actividades agropecuarias (el resto es producto de los impuestos).

Comercio y servicios, dinámicos

El nivel más alto de participación en la economía nacional es de las actividades terciarias, su aportación al PIB ascendió a 46 billones 873,258 millones de pesos a precios constantes. Durante el 2018 fueron el sector con mejor comportamiento; el comercio total y los servicios crecieron a una tasa anual de 2.8 por ciento. 

Industrias, inestables

De los tres rubros de la economía, el que concentra a las actividades secundarias fue el que registró la expansión económica más modesta. Las industrias nacionales apenas alcanzaron una cifra positiva (0.1%) de crecimiento económico durante el 2018, con una producción que ascendió a 21 billones 606,171 millones de pesos, según cifras desestacionalizadas y revisadas del Inegi. 

Sector agropecuario, constante 

Pese a su baja representación en el PIB total de México, las actividades primarias mostraron un comportamiento constante y positivo durante el 2018. La agricultura, ganadería, pesca, caza y explotación forestal registraron en conjunto un crecimiento anual de 2.3% y el valor de su producción fue de 2 billones 364,291 millones de pesos

El 2018 se alineó a las proyecciones 

Algunos analistas e instituciones proyectaron un crecimiento de entre 2 y 2.1% para la economía mexicana durante el 2018. La cifra revisada y publicada por el Inegi empató con dichas estimaciones, que reflejan una tendencia de desaceleración del PIB de México. 

El Banco de México también ha mencionado una posible caída del PIB en el primer trimestre del 2019. Para el cierre de dicho año y el 2020 se esperan incluso crecimientos anuales más modestos, de 1.80 y 1.96% respectivamente.