Gravar a las plataformas tecnológicas como Uber, Airbnb y Cabify le dejará ingresos al gobierno de alrededor de 4,394 millones de pesos el siguiente año, de acuerdo con el Paquete Económico.

La economía digital es uno de los grandes retos a nivel internacional que enfrentan los fiscos ya que muchas de estas plataformas no residen en los países donde generan sus ganancias, por lo cual pagan impuestos en otras jurisdicciones a tasas más bajas.

"Si bien la digitalización de la economía tiene beneficios importantes para la economía en su conjunto, como generar mayor competencia entre oferentes y por ende, mejores precios y calidad en productos y servicios para los consumidores, también ha generado un área de oportunidad importante en materia recaudatoria, ya que el marco legal de México se encuentra desactualizado por una realidad que ha sido transformada profundamente por el avance tecnológico de la última década", refirió la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

 

Por ello, propuso en la Iniciativa de la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2020 que las plataformas cobren el IVA a cuenta del vendedor o prestador del servicio, realicen la recaudación y el entero de los impuestos generados en dichas operaciones.

La propuesta no será aplicable a todas las plataformas digitales, sino exclusivamente a una categoría de servicios que generalmente son de consumo final para las personas y hogares, como son la descarga o acceso a imágenes, películas, texto, información, video, audio, música, juegos, incluyendo los juegos de azar, así como otros contenidos multimedia, ambientes multijugador, la obtención de tonos de móviles, la visualización de noticias en línea, información sobre el tráfico, pronósticos meteorológicos y estadísticas, explicó la Secretaría de Hacienda.

En caso de que en la plataforma no se realicen cobros a cuenta del vendedor o prestador del servicio, estarán obligadas a proporcionar información relevante que facilite las labores de control y fiscalización.

Lo anterior, indicó la dependencia, no supone la creación de un nuevo impuesto o el aumento de tasa de otro, sino más bien cobrar de manera adecuada los impuestos que causan esas transacciones.

La economía digital es uno de los grandes temas que se han discutido en los últimos meses. Algunos expertos han referido que el cobrar el IVA a estas plataformas podría afectar, al final, los precios al consumidor.