Un informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos sobre Argentina hizo una dura advertencia sobre el clima de negocios en el país al señalar que "la incertidumbre económica, las políticas intervencionistas, la alta inflación y el estancamiento" condicionan la llegada de inversiones al país.

"Los controles de capital, las restricciones comerciales y los controles de precios aumentan la distorsión económica", amplía el capítulo argentino del reporte 'Declaraciones sobre el clima para las inversiones'. Se trata de un análisis anual de más 170 países que son mercados potenciales o destinos de inversiones para empresas estadounidenses.

Entre los párrafos más duros, señala que "el gobierno de Alberto Fernández no tiene una mesa redonda de negocios formal u otro diálogo establecido con inversionistas internacionales". 

El texto refleja la preocupación de la Casa Blanca sobre las condiciones para las relaciones bilaterales de comercio. "La pandemia de Covid-19 profundizó la recesión económica plurianual de Argentina. Esto llevó al Gobierno a intensificar los controles de precios, capital y comercio exterior, haciendo retroceder algunas de las políticas impulsadas por la administración anterior", en abierta comparación con la gestión de Mauricio Macri. 

Con más de 300 empresas estadounidenses en actividad en el país, la publicación destaca que, al igual que las nacionales, las empresas estadounidenses "señalan con frecuencia una carga fiscal alta e impredecible y leyes laborales rígidas que dificultan la respuesta a las condiciones macroeconómicas cambiantes", condiciones que el reporte enfatiza como los principales "obstáculos para una mayor inversión en Argentina".

"El noveno default soberano y la insolvencia autodeclarada han limitado su acceso al crédito internacional, lo que lo ha obligado a financiar medidas de estímulo relacionadas con la pandemia y la compra de la vacuna Covid-19 a través de la emisión de dinero, lo que puede obstaculizar sus esfuerzos por contener la inflación y mantener un tipo de cambio estable a corto plazo".

Además, “la administración de Alberto Fernández aumentó los impuestos sobre el comercio exterior, endureció aún más los controles de capital e inició o renovó programas de control de precios (...) creando más distorsiones del mercado que pueden disuadir la inversión", en clara referencia a Precios Máximos y Súper Cerca, entre otros programas.

Con todo, el reporte señala que "Argentina presenta oportunidades de inversión y comercio, particularmente en agricultura, energía, salud, infraestructura, tecnología de la información y minería".