El Departamento del Tesoro de Estados Unidos dijo que registró 25,000 millones de dólares en ganancias por sus ventas de valores respaldados por hipotecas (MBS por su sigla en inglés) adquiridos durante la crisis financiera.

Las ventas de MBS fueron la última señal de que los múltiples programas que el gobierno y la Reserva Federal iniciaron para rescatar al sector financiero podrían volverse menos costosos de lo que originalmente se creía.

El Tesoro adquirió 225,000 millones de dólares en MBS entre el 2008 y el 2009, en un intento por evitar que el mercado hipotecario se congelara mientras huían los inversionistas privados. La entidad obtuvo 250,000 millones de dólares por su inversión, reflejada en capital e intereses.

Éste fue uno de los varios programas que se desarrollaron en paralelo al Programa de Alivio de Activos en Problemas (TARP) instaurado por el gobierno de George W. Bush, que buscaba adquirir activos tóxicos de los bancos, pero que terminó siendo un mecanismo para inyectar capital a las instituciones financieras.

Muchos críticos plantean que este programa favoreció más a Wall Street que a la ciudadanía. El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, ha argumentado que las medidas que tomó el Gobierno ayudaron a prevenir una crisis económica más profunda.

Un funcionario del Tesoro dijo que a la fecha 331,000 millones de dólares han sido repagados, incluyendo dividendos e intereses ganados por tales acciones preferentes.

Aunque el programa TARP tiene actualmente 83,000 millones de dólares en pérdidas, el Tesoro proyecta que finalmente el saldo negativo será de cerca de 68,000 millones. La independiente Oficina Presupuestaria del Congreso tiene una estimación menor de las pérdidas de 34,000 millones de dólares.

Sin embargo, los contribuyentes también asumirán una pérdida por el rescate de las financieras hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, que fueron colocadas bajo la tutela legal del gobierno en el 2008.

El gobierno ha perdido 151,000 millones de dólares, pero Obama prevé que la pérdida se reducirá a 28,000 millones de dólares al 2022.