La actividad económica de México será incapaz de sostener el ritmo de crecimiento de este año esperado por el mercado (3.7%) sin un motor alterno al de Estados Unidos, coincidieron analistas consultados por LatinFocus.

Según el Consensus Forecast de septiembre, el primer año de la administración de Enrique Peña Nieto registrará un incremento del PIB de 3.4%, reflejo de la desaceleración importante que -prevén- se presentará en Estados Unidos.

No obstante este menor dinamismo en la actividad económica, los 25 analistas y corredurías consultados por LatinFocus consideran que la confianza de los consumidores y de las empresas continuará resistiendo en el tercer trimestre del año, lo que sugiere que habrá un importante contrapeso a la desaceleración de Estados Unidos .

Por cuarto mes consecutivo, reiteraron que México rebasará el desempeño de la actividad de la economía brasileña, al registrar un crecimiento de 3.7 por ciento. El pronóstico contrasta con 1.7% del producto carioca que esperan para este año.

Sin embargo, este evento quedará como referencia temporal pues, para el 2013, esperan que la actividad brasileña consiga un incremento de 4.2 por ciento.

De confirmarse las expectativas, la economía mexicana crecerá este año un ritmo de 3.7% anual, de acuerdo con el consenso del mercado.

Esta expectativa resulta superior en casi medio punto porcentual a la estimación del mercado recogida a principios del año.

Además, incorpora una corrección de una décima de punto en el consenso del mercado, que es la primera en los últimos 90 días.

Entre los 25 economistas consultados, 23 tienen proyecciones superiores a 3.5% para el PIB mexicano. Entre ellos, las del CEESP y GBM Securities son las máximas al proyectar que el Producto mexicano podría llegar hasta 4.1% este año.

CLOSE-UP A MÉXICO

De acuerdo con el reporte mensual de la consultoría, el consenso ve a la economía de México en expansión este año, con una expectativa ligeramente superior a la observada el mes pasado.

En el segundo trimestre, observaron una moderación del crecimiento del PIB que -aún cuando fue positiva en 4.1%-, desaceleró frente a 4.5% del trimestre previo.

Este menor dinamismo de la actividad económica es explicado por los agentes financieros consultados por la desaceleración del sector doméstico.

Así, refieren al consumo total como el factor que bajó el ritmo de la expansión en agosto, lo que refleja un menor dinamismo del consumo privado (que pasó de 4.3% anual en el primer trimestre a 3.3% anual en el segundo).

[email protected]