La base monetaria integrada por billetes y monedas en circulación, así como depósitos bancarios en cuenta corriente, aumentó 40,800 millones de pesos en una semana, una cifra que representa una variación anual de 13.6%, informó Banco de México.

Esta cifra, significó un incremento de 212,458 millones de pesos respecto a la que circuló en el mismo periodo del año anterior.

El aumento es explicado por una mayor demanda de efectivo por parte de la gente, ante la dificultad de ir a menudo a un cajero automático para sacar dinero, advirtió en su cuenta oficial de Twitter, Jonathan Heath.

“Hay un aumento en la demanda de dinero por la población por precaución, ya que no es tan fácil ir a un A.T.M (cajero automático) por dinero en estos tiempos de Quédate en Casa. No es tema de preocupación”, asentó el economista y Subgobernador del Banco de México en su cuenta de Twitter.

En efecto, una revisión que realizó El Economista en los estados de cuenta de Banco de México desde el 3 de marzo, evidencia que se ha venido acelerando la demanda de billetes y monedas semanalmente, con un importante brinco desde el 20 de marzo, cuando comenzaron a aplicarse las medidas de distanciamiento social para limitar la propagación del Coronavirus.

Demandamos más efectivo

Así, en el estado de cuentas del 3 de marzo, se observa que la base monetaria en circulación registró una variación anual de 5.8%, con un aumento de 5,679 millones de pesos.

Tres semanas después, el 27 de marzo, la demanda de efectivo aumentó 28,058 millones de pesos que implicó una variación anual de 11.9 por ciento.

Este comportamiento estuvo bien identificado desde la semana pasada por el Cajero Principal y Director de director general de Emisión de Banxico, Alejandro Alegre, quien el pasado 2 de abril, explicó a El Economista el aumento en la demanda de efectivo.

“Se nota en algunos bancos que decidieron aumentar el límite de disposición de efectivo en los cajeros automáticos. Si alguno tenía un limite de 7,000 pesos, lo aumentó a 9,500 pesos, con el ánimo de facilitar a las personas asistir menos veces al cajero automático, pensando que tiene que ver con salud de todos”, refirió el Directivo de Fábrica de Billetes.

Además previó que seguirá incrementándose la demanda, como sucede de forma cíclica en Semana Santa aún cuando se mantienen vigentes las medidas de distanciamiento social.

Apretó paso. Pero venía subiendo

Desde Veracruz, el catedrático y Director de Investigación Económica en el think lab SAVER, Luis Pérez Lezama, evidenció que el aumento en la demanda de base monetaria se convirtió en una constante desde noviembre de 2018.

Información de Banco de México muestra que al cierre de noviembre, la base monetaria registró un aumento de 11.2% semanal, que significó un incremento en la demanda de esa última semana de 18,597 millones de pesos.

El aumento de la base monetaria podría ser también un reflejo de la incertidumbre del consumidor, comentó. Pues pese a tener tasas de interés altas, que entonces estaban en 8.25%, lejos de estimularse el ahorro, se estaba demandando liquidez.

El catedrático destacó que un banco central debe satisfacer la demanda del público, pero también se deben cruzar otro tipo de datos, para tratar de entender el comportamiento.

El también investigador, argumentó que es claro que en contexto actual, con incertidumbre por el Covid 19 y la situación económica, la gente se siente más segura de contar con liquidez, y entonces, prefieren materializar el dinero bancario o electrónico en billetes y monedas que puedan tener al alcance en casa.

Banxico también aumenta ahorro

En el estado de cuenta de Banco de México también se observa una segunda semana consecutiva de fortalecimiento de las reservas internacionales que alcanzaron un nivel de 185,557 millones de dólares al 3 de abril.

En lo que va del año, el acervo en dólares del banco central, es decir, las reservas internacionales, completaron una acumulación de 4,680 millones de dólares. Se trata del ritmo más rápido de acumulación para un periodo similar desde el año 2015, solo rebasado por el histórico alcanzado en el año 2014, cuando en el mismo lapso se fortalecieron las reservas en 6,734 millones de dólares.

Académicos explican que desde hace décadas las reservas en dólares constituyen el mensaje de que son una especie de seguro, pues se mantienen arriba de lo optimo para México, de acuerdo con las métricas del Fondo Monetario Internacional, y cuentan con un seguro adicional que envía señal de estabilidad, que es la Línea de Crédito Flexible abierta en el FMI.

[email protected]