Las autoridades de la Reserva Federal (Fed) notaron recientes señales de un crecimiento levemente más fuerte, pero permanecieron reservados acerca de un repunte general en la actividad económica de Estados Unidos, centrándose en gran medida en una elevada tasa de desempleo.

Las minutas del encuentro de marzo indicaron que algunos de los funcionarios del comité de política monetaria consideraron que podría necesitarse un estímulo adicional si la economía perdiera impulso o si la inflación sigue demasiado baja por mucho tiempo.

Eso contrasta con el panorama previsto en la reunión de enero, ocasión en que según las minutas algunos miembros vieron necesario un estímulo adicional, y otros pensaron que un estímulo podría ser requerido si las condiciones económicas empeoraban.

RIESGO POR DESEMPLEO

La semana pasada el presidente de la Fed, Ben Bernanke, dio un discurso a economistas de negocios en el que advirtió acerca de los riesgos de que el desempleo a largo plazo lleve a un prolongado malestar económico en EU.

Los inversionistas interpretaron los comentarios como que Bernanke sugería que estaba inclinado hacia una tercera ronda de compra de bonos.

La expresión de preocupación sobre la velocidad de la recuperación, combinada con algunos débiles prospectos para el apoyo de la Fed a la economía, golpeó las acciones e hizo subir los rendimientos de los bonos del Tesoro mientras parece menos probable que el banco central comience una nueva ronda de compra de bonos que mantendría bajas las tasas.

Los funcionarios de la Fed siguen viendo bastantes obstáculos por delante.

Dijeron que si bien es cierto que las tensiones de mercado se han aliviado, siguen representando importantes riesgos a la baja para la actividad económica.