Dos de los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés) que tienen poder de voto discrepan sobre el momento oportuno para continuar con el alza de tasas a nueve días de la próxima reunión monetaria.

Se trata del presidente de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, y el gobernador de la Reserva Federal de Estados Unidos, Daniel Tarullo, ambos catalogados en el mercado por su tendencia dovish (suave) acerca de la inclinación que tienen sobre la política monetaria de aquel país.

El viernes, el presidente Rosengren consideró que existen argumentos razonables para normalizar la política monetaria todavía acomodaticia de Estados Unidos .

Durante su participación en un evento en Nueva York, argumentó que a pesar de los vientos en contra procedentes del exterior, el mercado estadounidense continúa fortaleciéndose gradualmente mientras la inflación se acerca lentamente al objetivo de 2 por ciento . Además, alertó que la economía estadounidense corría el riesgo de sobrecalentarse si la política monetaria permanece sin cambios por mucho más tiempo.

Con este comentario, parece inclinarse rumbo a la posición fijada por la presidenta de la Fed, Janet Yellen, y el vicepresidente Stanley Fischer, quienes en el reciente Simposio Económico de Jackson Hole coincidieron sobre el fortalecimiento de las condiciones para un incremento en la tasa de fondos federales.

El mismo viernes, en una entrevista transmitida por la cadena CNBC de Estados Unidos, el gobernador de la Reserva Federal comentó que es necesario tener más evidencia de que la inflación está avanzando hacia la tasa objetivo de 2 por ciento.

Independientemente de la medición que se utilice, en mi opinión lo mejor en este momento es buscar indicios de que la inflación seguirá aumentando y que se mantendría en el nivel objetivo (...) En el pasado, hemos tenido muchos falsos aumentos y declinaciones , expresó.

Hoy, la gobernadora Lael Brainard participará en Chicago en un evento, en lo que será la última aparición pública de un miembro del comité antes de la reunión del 20 de septiembre.

Luego de su participación, comenzará el periodo llamado silencio monetario . La banquera central se ha caracterizado por esperar en la decisión de subir las tasas, mientras la inflación se mantiene baja y la dinámica de la expansión económica continúa débil. Además, ella suele dar un peso importante al diagnóstico del contexto internacional para tomar las decisiones monetarias de EU.