Untitled Document

En el sexenio del expresidente Felipe Calderón, la deuda de las 32 entidades federativas y sus municipios creció poco más de 100% en términos reales, al registrar una suma por 406,765 millones de pesos en septiembre del 2012, un nivel histórico con respecto al Producto Interno Bruto Estatal (PIBE) y las participaciones que reciben de la Federación, según cifras de la Secretaría de Hacienda.

Las obligaciones financieras de las administraciones subnacionales y sus ayuntamientos aumentaron de 160,093 millones de pesos en diciembre del 2006, a 406,765 millones en septiembre de este año; es decir, un avance de 100.51 por ciento.

Con respecto a las participaciones del 2012, éstas representan 80.6%, un nivel sin precedente, y en relación al PIBE estimado por la Secretaría de Hacienda ascienden a 2.8%, una proporción similar a la del 2011, cuando se registró el punto más elevado.

Coahuila mostró el mayor avance, con un incremento de 6,742 por ciento. Le siguieron Zacatecas, con 1,710%; Chiapas, con 1,211%; Tamaulipas, con 978%, y Nayarit, con 777 por ciento.

Campeche es un caso especial. De no tener deuda cuando arrancó la pasada administración calderonista, al noveno mes del 2012 registró 1,065 millones de pesos.

Durante el periodo, cuatro entidades redujeron sus pasivos. Se trata de Tlaxcala (con una baja de 77.9%), Querétaro (15.3%), Estado de México (4.3%) y DF (2.6 por ciento).

Según el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), no existe una métrica específica para determinar qué administración tiene un endeudamiento que pudiera poner en riesgo sus finanzas; sin embargo –acota-, dado que el principal ingreso para la mayoría de éstas son las participaciones, un indicador de deuda comúnmente usado que se puede explorar en México es la proporción que representa ésta respecto de los ingresos vía el Ramo 28.

En ese sentido, en ocho estados, los pasivos representan más de 100% de sus participaciones: Coahuila (298.7%), Quintana Roo (225.4%), Nuevo León (186.2%), Chihuahua (124.1%), Nayarit (115.8%), Veracruz (111.6%), Michoacán (101.5%) y Sonora (100.3 por ciento).

TÉRMINOS ANUALES

Con respecto a septiembre del 2011, la deuda de los gobiernos locales aumentó 13.5%, al pasar de 358,501 a 406,765 millones de pesos. Durante los últimos 12 meses, los estados que más incrementaron sus obligaciones fueron Zacatecas, con 351.77%, Campeche, con 185.98% y Morelos con 56 por ciento.

De acuerdo con Fitch, varios son los gobiernos locales que emprendieron ajustes para sanear sus finanzas, entre ellos, Coahuila y Michoacán, mientras que Veracruz y Nuevo León van en ese camino, lo que –dice- ha dado resultados favorables.

Hemos observado resultados graduales positivos, lo cual coadyuva a estabilizar la tendencia decreciente en los niveles de calificación de dichas entidades , sostuvo la agencia. Durante el 2009-2011, una proporción de las acciones de calificación realizadas por Fitch fueron bajas o cambios de perspectiva crediticia negativa. Durante este año, esta proporción se redujo, además de que se empiezan a observar acciones de mejora.

¿Y POR PERSONA?

En términos per cápita, es decir, el monto de deuda que cada habitante tendría que pagar si ésta se distribuyera entre la población, creció 131.8%, al pasar de 1,522 pesos en diciembre del 2006, a 3,528 pesos en septiembre de este año.

Coahuila es estado donde se disparó de manera importante este indicador, al avanzar de 164 a 12,827 pesos; es decir, un incremento de 7,705 por ciento.

En el caso de Zacatecas, que mostró el segundo avance más elevado, ésta aumentó de 156 a 3,272 pesos, un incremento de 1,993 por ciento.

Chiapas sigue en la lista. Cada ciudadano que habita el estado tiene una deuda actual de 2,940 pesos. Hace seis años, apenas era de 201 pesos.

En este rubro sólo Tlaxcala y Querétaro mostraron una reducción. En el primero pasó de 164 a 42 pesos y en el segundo, de 1,048 a 959 pesos.

[email protected]