La deuda de las siete economías más dinámicas del mundo, que son Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido y Japón, el llamado G-7, excederá los 57 billones de dólares este año, lo que refleja el apoyo que desplegaron los gobiernos de las naciones avanzadas a sus trabajadores y negocios durante el choque por el Covid-19, advirtió la consultoría PWC.

Esta carga fiscal resulta de la disposición histórica de 7 billones de dólares que hicieron estos países para aplicar políticas contracíclicas durante el Gran Confinamiento para limitar la velocidad del contagio, precisaron en un estudio divulgado en el Foro de Davos.

Este apoyo, que de acuerdo con la consultoría internacional ha sido determinante en limitar la caída de las economías y en la velocidad de recuperación, contrasta con el que pudieron extender las siete emergentes más grandes: China, Brasil, Rusia, India, Sudáfrica, Indonesia y México.

La deuda de las E-7, las siete emergentes, se incrementará en 2 billones de dólares y su limitada capacidad de estímulo fiscal se debe a los endebles colchones fiscales y escasas estrategias de gestión de riesgos.

Al interior del análisis titulado “Un vistazo a la Economía mundial: Predicciones para 2021”, advierten que tras el choque económico que significó el Covid-19, los negocios y gobiernos deben trabajar en conjunto para contar con estrategias de rápida respuesta y adaptación a escenarios adversos.

Para los expertos del PWC la clave de estos endeudamientos es la sostenibilidad de las economías. Si se logra que con los programas de apoyo el PIB se dañe menos, el retorno será menos tortuoso. Si en el endeudamiento aprovecharon las tasas bajas, el riesgo del fondeo es menor.

De China y el petróleo

Estiman que la economía mundial recuperará sus condiciones prepandemia a fines de este año y en el inicio del 2022. Claro, la pintura tiene matices dependiendo del tipo de economía que se mire.

Por un lado está China con su gigante capacidad para regresar a los niveles prepandemia este año y por el otro las economías avanzadas que llegarán a fin de año con un desempeño y capacidad productiva similar a la que tenían antes del choque.

En el documento estiman que el promedio del precio del petróleo se mantendrá debajo de los 60 dólares por barril, y que podría repuntar en la segunda parte del año, una vez que la vacuna evidencie su efecto en la población y permita una aceleración de la movilidad y actividades económicas.

Acotaron que, como siempre, este precio está sujeto a la situación geopolítica en el Medio Este, a la demanda de petróleo y a la participación de China.

PWC es uno de los socios estratégicos del Foro Económico Mundial, sobre todo en el desarrollo del Foro de Davos. La consultoría de negocios divulgará su encuesta legendaria sobre el panorama económico que ven los CEO’s de las mayores industrias del planeta hasta marzo. Esta encuesta que suele marcar el banderazo del Foro de Davos.

ymorales@eleconomista.com.mx