La tasa de desempleo en la zona euro llegó en febrero a su punto máximo en casi 15 años, con más de 17 millones de personas sin trabajo, destacando el costo humano de la crisis de deuda del bloque y la lucha de los gobiernos por superarla.

Según algunos economistas, el desempleo seguirá aumentando en el área a lo largo de este año.

La desocupación en el área de 17 países subió a un 10.8% en febrero -como esperaban economistas consultados por Reuters-, una cifra que se compara con el 10.7% visto en enero, dijo el lunes la agencia de estadísticas Eurostat.

"Esperamos que siga subiendo hasta alcanzar al 11% a fines de este año", dijo Raphael Brun-Aguerre, economista de JP Morgan en Londres. "Hay recortes de empleos en el sector público, el ingreso se desacelera, un consumo débil. El panorama de crecimiento económico es negativo y el desempleo empeorará", agregó.

La última vez que la tasa estuvo en los niveles de febrero fue en mayo y junio de 1997, subiendo levemente en abril del mismo año a 10.9 por ciento.

En la Unión Europea, compuesta por 27 países, el desempleo en febrero fue de un 10.2% de la población activa del bloque, o unos 24.5 millones de personas, subiendo desde el 10.1% de enero, dijo Eurostat.

La crisis de deuda de Europa obligó a los Gobiernos a recortar drásticamente el gasto mientras que la confianza de las empresas colapsó el año pasado, dejando a muchos europeos en problemas para encontrar trabajo en momentos en que la zona euro se dirige a una recesión.

La Comisión Europea espera que la producción de la zona euro se contraiga en un 0.3% en el 2012 y otros datos divulgados el lunes mostraron que la actividad manufacturera del bloque se contrajo por octavo mes sucesivo en marzo.

Los economistas están divididos respecto a si es acertado o no bajar los déficits fiscales tan agresivamente, a medida que la desaceleración económica afecta la recaudación de impuestos y la capacidad de los consumidores para gastar. No obstante, la Comisión dice que deudas públicas más bajas recuperarán la confianza de los inversionistas luego de que el bloque permitiera que sus deudas crecieran en medio de un escaso control.