El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) de la Reserva Federal (Fed) mantendrá sin cambio el objetivo de la tasa de fondos federales entre 0.25 y 0.50%, concuerdan analistas de Nomura, Capital Economics, RBS y Mitsubishi Bank of Tokyo.

También coinciden en que el tono del comunicado que emitirá el Comité mañana al terminar su quinta Reunión Monetaria del año será suave/dovish, ante la incertidumbre financiera mundial que prevalece y la evidencia de un junio más benigno para los datos económicos domésticos.

Todos prevén que habrá un solo movimiento al alza este año, pero no hay uniformidad a la hora de estimar cuándo, pues, para todos, la proximidad de las elecciones presidenciales de Estados Unidos podría generar cierta contaminación política en la decisión monetaria.

Sólo uno de ellos, RBS, considera abiertamente posible que el Comité recorte las tasas si persiste el deterioro de las condiciones financieras mundiales.

El propio FOMC en su comunicado de junio da una la posibilidad de incrementar tasas este año. Esta posición es un contraste con las referidas por los mismos miembros respecto de las que tenían previo. En diciembre, acompañando la decisión del alza de tasas, los pronósticos de los siguientes movimientos suponían que había margen para completar tres o cuatro en el año que corre.

Pero en marzo esta previsión bajó a dos movimientos de la mano del diagnóstico económico menos favorable para dar continuidad a la normalización de la política monetaria.

Contaminación política

Analistas de Bulltick Capital Markets y Allianz advirtieron que ante la postergación del alza de tasas el FOMC corre el riesgo de propiciar una lectura política, conforme se aproximen las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Incluso, la directora de investigación y estrategia de mercados, Kathryn Rooney, comentó que para evitar esta contaminación política, y viendo la tendencia que traen las expectativas de inflación y el comportamiento del mercado laboral, se puede esperar que el incremento único de tasas se dé hasta diciembre.

Será de 25 puntos base máximo. La tendencia de la actividad económica y el tamaño de su expansión no son congruentes con un incremento mayor , aseguró.

Aparte, Mohamed A El Erian, economista en jefe de Allianz, matizó en un comentario especial que las próximas decisiones de la Fed continuarán tomándose en un mundo inusualmente cambiante e inmerso en asuntos políticos.

En tanto, Gregory Daco, analista de Oxford Economics, se apoyó en los dot plots, que es como se identifica las perspectivas económicas y de política monetaria de los propios miembros del Comité, para advertir que no se ha cerrado la puerta a una incremento en noviembre.

Dependerá del mercado laboral y expectativas de inflación, pero me parece que sigue abierta la posibilidad de un aumento antes, quizá en noviembre , dijo.

Banxico, en agosto

Ante la reiterada intención del Banco de México (Banxico) de tomar como referencia la tendencia de la Fed en sus propios movimientos monetarios, el banco central mexicano tiene sus calendarios de anuncios muy próximos a los del FOMC.

Así que, según esta agenda mexicana, el próximo anuncio del Banxico se dará el 11 de agosto. No obstante la intención de la Junta de Gobierno, dos alzas de tasas de 50 puntos base cada una, han sido detonadas por la depreciación cambiaria.

En línea con esta evidencia, en la Minuta de la última reunión del Banxico, reconocieron que seguirían de cerca la contaminación de fijación de precios y expectativas que se pueda dar a partir de la depreciación cambiaria.

[email protected]